viernes, 20 de mayo de 2016

Llegas a un momento en tu vida, en que te detienes y te das cuenta que llevas mucho tiempo sin amarte.
Te das cuenta que cargas en los hombros historias pasadas y atados el cuello miedos de tu niñez que te asfixian y te quitan vida.
Llevas tatuada la piel con fracasos y en el rostro la mueca de una sonrisa triste,
como aquellos que vivieron disculpándose de todo…

En un minuto te das cuenta que has dejado pasar muchos momentos de valentía
por escuchar a los cobardes (que nunca se atrevieron ni a mirar por la ventana,)
mientras te decían que no había mundo para ti…

¿Cuántas horas desperdiciaste reviviendo momentos tristes y recordando palabras crueles?

Llegas a un momento,donde te das cuenta que has perdido lágrimas,
llorando por personas que no están contigo ahora, y que quizá nunca quisieron estar.

Cuantas veces te aferraste al dolor y no fuiste capaz de ver lo que tenia para ti,
eso que queda luego de tanto, eso que llaman aprendizaje y con ello, dejar atrás ese sin sabor que te dejó el pasado... y que nunca supiste olvidar.

Cuantas noches no tuviste descanso por temor a como seria el amanecer y cuantos amaneceres pasaste desapercibidos por preocuparte como seria el resto del día.

Cuantas tormentas llevas ahí en tu pecho que han helado tu alma, convirtiéndote en estatua de cristal, frágil, porque no has sabido soltar, porque te cuesta decidir.

Llegaste a ese día donde el fuego consumió tus esperanzas, y ahora solo las miras entre los escombros de tu ego, donde tu miedo solo aviva el fuego de la confusión.

Cuantas oportunidades pasaron a tu lado mientras tu mirabas al suelo lamentándote por tu suerte y las dejaste pasar y ni cuenta te diste que estuvieron ahí, para ti...
Cuantas veces las  personas que te amaron vinieron a calmar tu espíritu, dándote un abrazo y tú solo te acurrucaste en tu dolor.

Llega ese día en que te das cuenta que te consumiste a ti mismo por culpa de tu impaciencia y cuando quisiste volver a ti no te reconociste.

Donde quedo tu esencia? donde la escondiste el día que intentaste ser quien no eras para encajar en un mundo donde nadie te tomaba en cuenta?

Hoy para mi llego ese día, donde me doy cuenta que llevo mucho tiempo siendo el escondite de esa niña que corrió a esconderse para que no la encontraran nunca.
Me doy cuenta que todos aquellos recuerdos tristes que un día rompí, en algún momento los recogí y los volví a unir y los hice parte de mi otra vez.

Hoy asumo que luego de tantas tormentas vuelvo, vuelvo para reconstruirme a base de sueños y esperanzas, porque luego de tanto que huí, el camino se borro, pero hoy regreso sobre mis pasos para volver a empezar sin huir, y con paso firme.

Hoy le pido perdón a la niña que fui, por ser el adulto que nunca quise ser y abrazo a la mujer soy, que con tristeza recuerda la niña que dejo al crecer.

Sé que he fallado mil veces recordando todo el tiempo perdido, y en ello me he quedado atrapada, con un nudo en la garganta, suplicando comprender la enseñanza.

Madurar es duro, y más duro el haber vivido el proceso por el que hemos pasado para conseguirlo, mas todo el dolor vencido nos da la fortaleza para mirarnos y disfrutar de esa victoria.

Alguien dijo un día, “Para ser feliz hay que tener mala memoria…”
No pierdas el tiempo recordando el tiempo perdido, eso ya fue…
Hoy tienes la belleza de lo ganado y todo el hoy para volver a empezar.

( Frente al Espejo)
©Hazel Castillo.