sábado, 2 de enero de 2016

Porque un día me encerraron,me ataron las manos y así fue como me crecieron las alas y aprendí a volar...
Porque desde niña supe cuando sonreír y por eso nunca me quejé de lo que nunca tuve.
Y me amordazaron, quisieron hacerme callar y así fue como aquel día aprendí a gritar.
Y cuando me humillaron la fe en mí creció...
Porque nunca he sido cobarde.
Porque nunca me aparté del camino aún cuando sabía que este no sería fácil,
porque nunca me he vendido, como lo hacen aquellos que no tienen valor.

Cuando me golpearon, nació en mí el poder y dije nunca más!, un “nunca más” lleno de dignidad.
Porque a pesar de lo que difícil que fue, tuve el valor de apostar por mi y darle la espalda al pasado.
Y hoy cada vez que siento dolor, cuando lo inevitable se hace presente, tengo la certeza que detrás de la puerta hay una recompensa para mí, porque siempre he encontrado el lado bueno dentro del caos y así fue como aprendí la manera de no sufrir.

Porque el día que me dijeron que "no podía", cerré mis ojos, me lancé al vacío y vencí mi miedo y mis ganas de lograrlo me hicieron gigante, porque siempre he sabido que los que saben superar sus miedos se vuelven indomables.
Y el día que me dejaron de lado…
ese día supe que tenia que estar en medio de todo y nunca más perderme de nada
Porque sé que todo pasa por algo, ¡Porque sé que todo pasa !
Y aunque en el momento no lo vi porque las lágrimas nublaron mi vista y el temor me congeló, entendí que era parte de un gran plan para superarme, para convertirme en alguien de valor.

Porque un día me negaron un abrazo y ese día fortalecieron mi espíritu .
Y el día que me cerraron la puerta supe que tenia un camino que se abría ante mí y que no quería volver con aquellos y hoy lo agradezco porque no aprendí de ellos.
Y aprendí que cada vez que se ríen de mí,contagiarme de su risa, porque soy capaz de ver mis defectos y hacer las paces con ellos,aunque no me sea fácil .
Porque nunca me sentí menos que nadie, más bien afortunada de haber aprendido lo que hasta el día de hoy he vivido
Porque aprendí a caminar en la oscuridad, porque amo sin medidas ni preguntas, porque el mapa que lleva al tesoro lo llevo conmigo y lo vivo para mí.

Porque la simpleza de las cosas me apasiona, porque aprendí a construir mi camino con lo que me voy encontrando mientras voy caminando.
Por que un día voltee a ver donde nadie miraba y encontré lo que ya nadie buscaba.
Porque toco mi música en medio del desierto y comparto mi alegría con quien aún no la conoce.

Y nunca hubo viento que me detuviera ni pasado que me hiciera retroceder,porque aprendí a adaptarme sin perder mi esencia.

Y siempre de rodillas me quebré, para de rodillas volver a levantarme y siempre es El quien me levanta.

Porque desde niña aprendí a amar la vida, a pesar de las circunstancias, a encontrarle el sentido a lo que en ella me sucedía,porque sentada a la orilla del río dibujaba mis milagros, los fabricaba y los provocaba.
Y todo esto soy yo, los instantes de mi alma.
Esto soy, mis instintos, mis nostalgias, mis encierros, mis silencios,mis venas abiertas,un poco de mi envuelto en letras.

Para algunos seré nadie, para otros, los que no saben ver con el corazón, los que no saben entender la esencia de la vida seré la que se mutila cada minuto, porque ese poder solo lo tenemos los que sabemos soñar con los ojos abiertos y los pies en la tierra, quienes atamos nuestra propia camisa de fuerza.

Un año más de mis instantes y gracias doy a Dios por dejarme vivir…

(Diarios)
©Hazel Castillo.