martes, 7 de julio de 2015

Mientras duermes, seré la luz que se cuela por cualquier lugar, cualquier rendija, cualquier grieta, cualquier pared romperé y surcaré el espacio para instalarme en cada uno de tus poros y entonces absorbas mi presencia, me acomodaré en tu piel y la recorreré tramo a tramo y soplaré tus bellos y me veras aparecer suspirándote en tus sueños.
Mientras duermes te cubro con mi amor esperanzado, te abrigo con el manto de mi ternura, te arropo con las caricias que dejo caer  sobre ti, te cobijo entre mis anhelos y sentirás que nuestras almas se funden en la simbiosis de un abrazo eterno.
Mientras duermes y te miro vigilante, como quien resguarda su tesoro más preciado, alerta como quien defiende con su propia vida a quien le da la vida, entraré por tus oídos como susurro que viaja kamikaze para estallar con un te amo en tu corazón.
Mientras duermes, margarita, seré el rocío que limpie tus mejillas cuales pétalos esperando abrirse al sonreír por verme, y seré como ese sol ansioso como niño, que espera enciendas tus ojos y seas tú quien lo ilumines todo con tu mirada.
Mientas duermes se apaga la luz pero tú sigues resplandeciendo y entonces yo te sueño tan despierto como quien tiene entre sus manos lo que tanto deseó.

G. Alejandro Garcia.