martes, 23 de junio de 2015

Y quiero ser tuya, estar en ti
entrar más allá de lo que cualquiera pueda imaginar,
de lo que la curiosidad sutil de algunos puedan advertir.
Recorrer tu piel, y navegar por tu sangre
derribar todas tus defensas, tus murallas
y que vengas a mi, suave y detenidamente;
y cuando estés a punto de tu muerte
en un suspiro sostenido darte la vida en tus labios
y habitarte más allá de tu piel
en el rincón más oscuro de tu alma
desconocido, y temeroso.

Y ser tuya, ser tu puerto seguro
tu contradicción, el milagro
al que siempre has temido
y contarles a todos de tu amor,
porque soy yo.
Ser tu pasión y tu asombro
tu soledad que acaba
ser tu sed y tu hambre
tu reto mas dulce
tu miedo y tu más grande certeza
el gozo que calma tu tristeza
la sonrisa de tu corazón.

Y quiero ser tuya y hablarles a todos
de mi amor por que eres tú
porque mi alma grita tu nombre
frente a testigos mudos.
Porque si me voy regreso a ti
para besar la vida que habita en tus manos
y que reviven mi piel con tus caricias,
porque soy yo la que me doy
y soy yo la que te pido.
Y quiero ser tuya
y marcar tu nombre en mi piel
como quien se entrega a voluntad
y que todos murmuren
los que me ven sonriendo
que me vean feliz
que me señalen y digan
allá va la que ayer lloraba
 y hoy sonríe
que volteen a mirarme y vean
que llevo tu sonrisa
resplandeciendo en mi rostro
que me miren y se quiten a mi
paso, que llevo en mis pies
los rumores malintencionados
de aquellos que nunca han amado.
Y que hablen y digan:
Que quiero ser tuya
que no hay más voz que tu voz
que no hay más vida que tu vida
que te pertenezco toda como
te pertenece la vida,
que quiero ser tuya,
y que sepan que te quiero.
Que quiero atar mi mano a la tuya
y fundir mi corazón al tuyo
que se enteren que nuestro amor
es un amor de todos mis instantes

Que quiero ser tuya
y que a ti me sentencio
 a tu impaciencia desmedida
a tu fiebre y a tu gemido.
Y que mi amor sea la fuente
para el fruto de tu simiente.

(Tan infinito como los instantes de mi Alma)

© Hazel Castillo.



domingo, 21 de junio de 2015

Hoy 21 de junio “Día del Padre? Pero también es el “Día mundial de la Jirafa” que quedan tan sólo 80.000 jirafas y seguimos sin hacer nada...
También esta vigente la carta que Manuela ( la joven que un taxita violo) envió a su predador y al juez que lleva la causa,donde aún no podemos gritar #NiUnaMenos , hoy 21 de junio también( repudiamos) se “celebra” el Yulin; tortura aberrante de seres vivos no de hoy, sino de hace años.
El rinoceronte aunque no tenga predador natural, hoy 21 de junio no se encuentra a salvo, seres ( porque no se pueden llamar humanos) los han destruido y siguen haciéndolo en cantidades masivas, y está en peligro de extinción, las estimaciones muestran que sólo quedan alrededor de 14.000 rinocerontes en estado salvaje, una recopilación de las cinco especies.
Este día 21 de junio aún quedan depravados rondando nuestras casas, calles, barrios, ciudades, países en busca de niños y niñas para el tráfico y explotación sexual infantil.

En nuestras redes sociales se siguen permitiendo perfiles de pedófilos y pederastas y encubridores que lo siguen permitiendo tan solo por competir por ser la red con mas popularidad de todas.

Hoy 21 de junio, domingo, día de fútbol, donde la euforia de los partidos incrementan la violencia domestica e infantil y no lo digo yo (aunque lo haya vivido) lo dicen las estadísticas, donde en un intento de hacer conciencia se lanza una campaña Tarjeta roja al maltratador.
En este momento aún 21 de junio siguen habiendo niños y niñas, mujeres, ancianos, hombres en Palestina y Gaza que siguen esperando un alto al infierno al que sobreviven…

Y así hoy 21 de junio, la vida sigue y algunos solo se sientan a ver, a ser espectadores a poner mordaza en sus bocas, y vendajes en sus ojos, se atan de manos y  dan la espalda.

“Feliz día" padres, aunque ...como en el día de la madre debe ser mas que un festejo, debe ser una admiración y respeto diario por esas personas que llevan con responsabilidad el título de padre o madre.

Pero hoy 21 de junio, la vida allá afuera sigue.

© Hazel Castillo.
(21 de Junio 2015.)

Dos cosas que me llaman la atención: la inteligencia de las bestias y la bestialidad de los hombres.
Flora Tristán.




jueves, 18 de junio de 2015

Camino en la arena caliente y me siento tan pequeña
que me escondo en esta coraza que es muy fría como para arroparme.
En algún momento entendí mal el concepto de lealtad
y confíe en lealtades que en realidad no lo eran.
Camino y a lo lejos veo un sombra oscura
que me señala y me llama cobarde...

Y mientras yo me busco en los rostros de algunos
me encuentro el silencio que traigo en la memoria.

Me miro tan distinta, tan lejana,
como ese bichito que sube por la pared
y mira su mundo desde lo más alto como aceptando su ínfimo tamaño.
Diosa! se escucha a lo lejos,
¡diosa insignificante, diminuta en una tierra de gigantes!.
Sin querer aparentar,
en mi rostro me cuelgo una sonrisa mal dibujada;
"Si no me aceptas no te acerques"  —advierto.

No ruego por cariño argumentando compasión,
nunca me permití caricias falsas,
por no las esperen de mí,
antes miraba la luna como queriendo poseerla,
por eso hoy no aceptaré menos…

Soy esa niña
que cuenta su vida emocionada
como quien cuenta un cuento,
mientras miro al cielo y sonrío.
Calmo mi sed con las sonrisas de los otros,
aunque algunas con ese sabor amargo que les deja el miedo
y con pena se encogen de hombros

Me señalaron aquellos
que no se encontraron en ellos mismos
y se comentan entre si
"que no tengo reparo de lo que soy por dentro y por fuera".
Ja!
Me sonríen con pretensión
y se les nota la falta de educación; que pena que me dan!…

Mientras tanto yo me perdono
por vivir tanto tiempo excusando mi esencia,
por ser natural casi corpórea,
me perdono por tanto tiempo querer pertenecer solo a algunos,
solo aquellos que protegen a esta niña que vive en mi memoria.

Siempre supe donde empiezo y donde termino,
pero no quiero saber hasta donde puedo llegar.
Soy un remolino desatado,
que devasta todo a su paso con la calma de una caricia,
soy agua tibia que se escurre en las manos
de ese gigante que me desarma y arma día a día…

A los que me obvian:
Los miro sin piedad y sin mover la boca les pido que por favor, yo no exista!

Quisiera ser gigante en esta tierra de gigantes y gritar:
JAMÁS VOLVER A DECIR QUE ME PERDONO
hasta quedar sin voz y que me escuchen los muertos .

La niña que habita en el silencio de mi memoria de nuevo sale a jugar, a correr a la orilla del rió y a ensuciarse en el lodo, vuelve a cerrar los ojos y pintar melodías, regresa a perseguir su sueño delirante de alegría, sin excusas sale a vivir su vida.
Tan delicada como el cristal, tan dócil en las manos del Artesano,forjada como el acero
mil veces cambiara mi forma, hasta convertir mi miedo en escudo y mi fortaleza en espada.


(La sentencia luego de tu muerte.)

©Hazel Castillo.



viernes, 12 de junio de 2015

Recuerdo la primera vez que nos conocimos, y siento la misma la paz que sentí aquella noche,
el reloj marcaba las nueve y mi vida se detuvo cuando te miré…

Repaso cada paso juntos y nuestras andadas desde el primer día que cruzaste por mi puerta,
aquel momento en que te convertiste en mi compañero de batalla, desde aquel día fuimos uno, un ejercito de dos que hemos combatido y hemos ganado, contra nuestros fantasmas aquellos que despertaron cuando te abrí la puerta.
Recuerdo las cartas azules que intercambiábamos donde nos contábamos nuestro día,
recuerdo la fuerza que ponía en cada una de mis letras para demostrarte “lo feliz que era"
lo “perfecto que era todo”
— creo que quería contradecirte cuando me decías que falta algo más…

Que difícil se me hacia a veces explicarte que hacia frió,
que estaba sola, que no tenia a donde ir, que difícil decirte que quería confiar,
pero que nunca había tenido nada verdadero tangible, y que no sabia como hacerlo…

Recuerdo cuando una noche entre lágrimas me hablaste de tu caos y yo... de mi tormenta…

Y así fuimos enfrentando cada batalla, como equipo, como uno,
enfrentando y ganando, cayendo, llorando, sonriendo y venciendo y sobre todo agradeciendo.

Cuando he tenido que enfrentar algún gigante sola, has estado ahí en la retaguardia, como atalaya vigilante advirtiéndome por donde vendrá un ataque nuevo, has estado ahí mostrándome cuales son mi armas pero sobre todo me has mostrado que siempre he tenido las mismas armas (desde pequeña) solo que ahora a tu lado son mas fuertes.

Me has visto caer, me has visto en más de una ocacion con un dolor tan intenso que tus ojos se diluido y tu alma se a quebrado y sé que más de una ves has querido correr y tomar mi lugar, pero solo has podido abrazarme y sostenerme la mirada y decirme que aguante solo un poquito más,
que siga luchando, has tomado mi mano y he sentido que has estado mas cerca de mí de lo que yo misma he sabido.
Y por más que te ha dolido El te ha dicho al oído:
“Poco a poco, aún no es el tiempo, esto debe pasarlo y aprenderlo sola”...

Gracias a ti con tu paciencia y tu calma, aprendí a cerrar los ojos y dejarme caer...
porque sé que nunca tocare fondo, por que sus manos me sostienen, aprendí a ser clara y directa sin lastimarme a mi misma, de ti aprendí a poner limites que primero soy yo y mi paz y si alguien me hace daño hago un alto y cambio de dirección, me enseñaste a dedicarme tiempo, ese que tanto tiempo me negué, porque todo era para los demás, aprendí a creer en mi
y en todo lo que puedo hacer …
Y cuando te vi llorar aprendí a reconocer mis debilidades.

Me siento tan orgullosa!
Porque desde el primer momento que tomaste mi mano nada ha sido fácil y aquí estamos
porque me escogiste como tu guerrera, porque juntos hemos ganado la batalla la más grande de todas...

Hoy di un paso mas...ayer dolió..y hoy duele…
Pero mañana recordaremos juntos todos los primero pasos que hemos dado, tu en tu caos y yo bajo mi tormenta...
Y entonces vendrá la calma y saldrá el sol y seguiremos luchando y seguiremos venciendo…

Porque juntos seguimos confiando en aquella promesa del primer día.

(Sin renuncia)

©Hazel Castillo.



martes, 9 de junio de 2015

Déjame soñar,
deja que me zambulla en mis pensamientos locos,
siempre buscando lo posible a lo imposible,
lo palpable a lo volátil.
Deja que me estrelle contra el muro mas alto
de esos que no comprendan mi locura,
deja que me arañe la envidia sin sentido
de aquellos que le temen a soñar.

Deja que me recueste en el piso,
que estoy cansada de tanta lucha,
con los ojos rojos pintados de lágrimas
pero con muchas ganas de levantarme y continuar.

Deja que te ame,
que te extrañe con tanta fuerza
que sientas que levitas cada vez que pienso en ti
Que mis manos pierdan el tacto
hasta que llegue el día
en que dibuje con la yema de mis dedos tu figura,
y recorra a ciegas cada punto de tu piel .
Deja que el tiempo vuele
mientras te imagino llegando a mi,
y que los relojes se detengan
cuando llegue la hora de mi desnudez,
y que el mundo quede atado
mientras damos rienda suelta a lo que somos,
que en un quejido susurrado
yo me entrego toda a ti a cambio de tu sonrisa.
Déjame llorar,
deja que ahogue todo esto que duele y estorba,
déjame que limpie las paredes de mi alma,
y que recosa las hoyitos de mi corazón
que los parche de nuevo,
que tengo tanto acumulado,
tantas lágrimas atrasadas
que llevaría mis recuerdos mas bonitos
a ese vacio oscuro donde lanzo todo esto
y lo taparía con ellos,
y lo sellaría con cada sonrisa de aquellos
que me sonríen cuando me ven pasar.
Déjame aferrarme a estas ganas de vivir inmensas que tengo
a pesar de cada golpe de cada filo de cuchillo que he vivido .

Déjame, déjame llorar de dolor solo un segundo,
y recupero las fuerzas,
más calma, más rota pero más fuerte
y más segura.
Déjame que pase lo que pase
me perdone a mi misma,
que me perdone cada descuido
por el que pague algún precio.
Porque mi oración es verdadera
y sé que no tendré condena.

Déjame decirte si,
aunque ya sabes que yo no tengo cura
para la locura que habita en mi,
que soy de sangre dulce
pero a la vez soy fiera desatada,
que prefiero el frió de la calle,
al calor una cama
si el cambio vale el precio de mi vida.
Déjame gritar mis emociones
estas que se me juntan en la garganta,
porque prefiero caer gritando
que callar y andar por la vida con la cara triste,
Porque me conoces
y lo sabes,
que no doy un paso atrás,
ni me devuelvo,
ni me rindo cuando he tenido que dar la cara
ante algún fracaso.

Porque solo tu me conoces
y sabes que para mi no hay medida suficiente
cuando de tus manos acariciándome se trata,
que no me gustan las etiquetas
ni los aplausos a glorias chuecas ,
que no tengo mas amor que tu amor,
ni mas credo que nuestro Dios.

Déjame que rompa lo que ata mis pasiones,
deja que tropiece con mi corazón
y que las lágrimas nublen mi mirar,
deja que camine hasta el final del arco iris
y allí plante nuestro destino,
deja que sonría cada noche
cuando tomo tu mano
y caminamos al país de la fantasía
por no perder la costumbre de ser mas niños cada vez.

Y si soy torpe deja que esto me arrastre
que solo así me saldrán las alas
y solo así podré emprender mi vuelo.
Deja que sea la reina de mi pedacito de cielo,
allá donde camino sin miedo
y mi valentía tiene sus raíces

Deja que me llueva la vida
y me salga el sol en el alma,
que quiero perseguir mi sombra
y encontrarme cara a cara con mis retos,
como ese de viajar de aquí al sur
mientras pongo de cabeza tu mundo.

Deja que me pierda, deja que tropiece…
que esta soy yo
sin tregua,
impaciente,
con todo el apuro que me da mi terca persistencia.

(Sin renuncia)

©Hazel Castillo.





lunes, 1 de junio de 2015

Y ser esa noche a la que vuelves cansado,
luego de una tarde rota,una palabra fuera de lugar,
una mirada hiriente o una respuesta lastimera.

Y ser esa cuerda que te ate al presente,
sin atarte las alas,
sin más obligación que tu mirada buscando la mía,
y sin más deseo que el deseo de los dos...

— Quisiera ser esa cuerda y nunca soltarte.

Ser tu verso y tu burbuja,
esos donde siempre te escondes,
y decir tu nombre hasta que suene a canción,
mi melodía necesaria cuando mi risa este apagada.
Y rezarte,
rezarte para que nunca olvides el camino a mi
y que llegues dispuesto a sumergirte en mi mundo loco
lleno de “porqués” y de “hasta cuandos”
y te abraces a mi figura retorcida.
Y ser el baúl donde guardes tus miedos
y tus desvelos.
Ser la escalera a la que subas
a tocar el cielo con la punta de los dedos,
y convertirte en balsa para que recorras mi mar salado,
que seas la paz que calme mi alma inquieta.

Y soñarte, siempre soñarte…

Ser el fuego que te enciende la piel,
el viento que lleve por el camino,
ese camino que nunca se ve recto…
Y ser esa voz que te recuerda que sigues vivo…

Y ser beso,
ese que te cierra los ojos antes que antes de abrir la boca
y te deja sin pronunciar palabra.

Y buscarte para siempre encontrarte
y mirarte a los ojos para contarnos secretos
y que el alba nos encuentre desnudos de piel y alma,
y juntos buscar adjetivos nuevos
que nos describan las ganas para luego encontrarnos cara a cara.

Ser la tormenta que te llega sin avisar,
el viento que arrastra la melancolía de tantas noches
en las que nos hemos dibujado corazones,
y que camina lenta como camina un suspiro.

Y tocarte...solo tocarte,
acariciarte como se acaricia un niño.

Entrar en tu conciencia y habitar en tu memoria,
moldear mi figura en tu recuerdo,
y que al buscarme te des cuenta que soy parte de tu esencia.

Y ser tuya, por siempre tuya…
Ser el canto del jilguero que visita tu mañana,
la garra que te recuerda que sientes y te defiendes,
ser la sonrisa que acaba con la monotonía de tu silencio,
y tenerte cerca para perderme en ti,
sin perder tu norte ni mi amor propio.

Y que todas mis letras lleguen hasta tus letras
y con cada verso arañarte el alma.

Y en mis manos sentir tus latidos,
porque el querer ya no basta,
porque sentir tu presencia lo transforma
todo.

(Tan infinito como los instantes de mi alma.)

©Hazel Castillo.