miércoles, 6 de mayo de 2015

Háblame.
Recuerda mi nombre, dilo en voz alta para saber que me recuerdas, para sentirte, para saber que aún me tienes ahí en tu mente en alguna esquina de tus pensamientos, aunque no me veas, aunque no te vea.
Háblame bajito, cerquita de mi recuerdo, para sentir el roce de tu voz en mi piel,háblame de lo que quieras,de los problemas que tocan tu mente, del dolor que hiere tu corazón.
Háblame, aunque me duelan tus lagrimas, aunque arañen mi alma, dime esas palabras que nunca quisiera escuchar pero que tampoco debo olvidar.
Háblame de lo que te hace sonreír, cuéntame esas historias que a veces se dejan pérdidas en el tiempo, pero que tu rostro las ilustra hermosas con una sonrisa. Di mi nombre una vez más, para saber que estoy, para sentir que para ti aún existo, así nunca dejaré de ser yo si todavía me sueñas.
Háblame de tus sueños esos que te hacen eterno, enorme, inmortal, háblame de eso que solo tu tienes y que no deja que nadie tome tu lugar, que te vuelve imperdurable venciendo el paso del tiempo.

Háblame...

Háblame como solo tú solías hacerlo cuando me regalabas palabras que curaban mi espíritu y apartaban mis miedos, que despejaban la neblina de mi camino y así podía continuar.
Háblame, susurrarme, grítame, acaríciame la piel con tus palabras,que tu voz despierte esta piel dormida. Di mi nombre y ayúdame a recordar que mi cuerpo tiene memoria y tu mirada habita en ella.
Háblame que hace frió y estoy cansada, regálame fuego con tus palabras para refugiarme del frío que llena de escarcha mi alma, dime no cuando quiera claudicar y mi voluntad quiera desistir.

Háblame para escuchar el palpitar de tu corazón, para saber que vives, que sientes, para saber que estas aquí.

Háblame...

Háblame para tatuar el eco de tu voz en mi memoria por si en algún momento decides dejarme solo con tu recuerdo. Háblame para ser feliz en mi mundo aunque este se acabe, habla a mi alma cansada, háblame para que esta noche no termine,

Háblame...
Háblame para recibir el alba con tus palabras y una vez mas dame el sonido de tu voz diciendo mi nombre y grábalo en tu corazón como el tuyo vivirá por siempre en el mio.


( Instantes)

©Hazel Castillo.