viernes, 22 de mayo de 2015

Cuentan por ahí que te veías muy guapo…
y que preguntabas por mi, por aquello,
por aquel día, que nunca llegó...

(Suspiro)

Repasaba los momentos juntos
mientras tiraba cada una de nuestras fotos,
¡como me veía tan lejos de tu piel!
en cada foto a tu lado
parecía montaje y no me puedo reconocer…

(...)

Si hubiese llegado aquel día
imagino a tu padre, buscando
cómo acercarse a la chica del vestido más corto
y de lejos desnudandola de apoco…
Y tu madre buscando su mejor pose
para la foto de la prensa, aparentando
ser la mejor madre y la mejor esposa…

Y yo ahí de pie,
frente a alguien que finge ser correcto
con su sotana blanca, sucia por el dinero
que cualquiera le pasa, después de su silencio,
y en mi mente suplicando que alguien
me rescate de tal acto
de cobardía.

No recuerdo el blanco
ni en lo más secreto de la piel
y en ningún momento nadie
dijo un Te Amo…
con tanta farsa entre lo pactado,
solo tu nombre se escuchaba
tantas veces como invocando
al diablo y de pronto aparecías tu
con tanta elegancia que no iba contigo.

Imagino…

Yo ...hoy te acepto a ti
como mi fracaso…
en lo adverso
en tu riqueza que fue mi mayor pobreza
en el dolor de tu miseria
en mi enfermedad que fue tu presencia
por todos los días que causaste mi muerte
hasta que la vida nos separe.

Y tú…
Firmando la sentencia
en aquel libro donde mi nombre nunca estuvo
entregándome aquel anillo
que brillaba mas que la ausencia
de amor entre los dos
Recibe este anillo
como símbolo de mi desamor
y mi infidelidad
para usarte
en nombre del padre ( que no quiero ser)
del hijo ( que no debes tener)
y del Espíritu Santo que se apiade de ti.

Culpables?...no lo sé!

Tu estabas hambriento
y yo aprendía a beber
tu estabas lleno de ambición
y yo traía una cajita de promesas
tu tenias manos fuertes
y yo cosquillas en la piel.


Imagino el final…

Los declaro infelices para siempre;
ahora puedes besar tu derrota.

…..

Pd:

Y usted …
Ya es hora de olvidar a la novia.


(Sin Renuncia)

©Hazel Castillo.