martes, 21 de abril de 2015

Y esa tarde llegue cargada de sueños rotos,
pero con ganas de seguir soñando,
venía con una caja llena de deseos
todos etiquetados con carácter de urgente!
Porque soy terca y amo mi terquedad
porque aparte de mi Fe ( que lo es TODO)
algo de eso me ha catapultado a donde estoy,
a seguir en pie
aquí donde me siento enormemente pequeña.
Y llegue con hambre, pero viva,
rota y deshilachada,
con unas ganas enormes de seguir viviendo
y volver a sonreír.
Despeinada
y con los ojos llorosos,
sin armadura ni escudo
pero dispuesta a seguir luchando
Llena de complejos transformados en retos
que a veces veo difíciles
pero no imposibles.
Y con guantes de satin
me quito los dardos
que muchas veces por ahí me lanzan
por ser como soy
porque amo sin normas ni cordura,
porque amo para amar no para ganar,
ni con prisas para vencer…
Llegue con mis ojos bien abiertos
para poder mirar la belleza del alma,
esa que quizá se oculte
entre capas de tristeza e indiferencia.
Y amo las costuras de mi corazón, de mi alma,
porque están conmigo representando
las mil batallas que he lidiado
y he ganado, las que he perdido
y me he tenido que remendar
Y llegue con las manos abiertas
llenas de caricias para dar
con el alma llena de huequitos
tanto que a contra luz se ven
algunas penas que todavía
están por reparar…
Y sueño, y amo soñar
porque es lo que me mueve cada día
Tengo tanto recuerdos
que ya olvidé como olvidar
porque un recuerdo bueno
es una motivación
y uno malo es una gran lección.
Y vine llena de miedos,
vaya que si!
pero estos me ayudan a ser valiente
y enfrentarme a lo que soy
y a lo que tengo
y a recordarme que contigo
siempre puedo.


Y llegue hasta aquí
caminando lento pero seguro
tropezando y cayendo,
levantándome y siguiendo
Camino lento
por si en mi camino alguien me necesita
o yo necesito de alguien
sin seguir los pasos de nadie
para asumir el riesgo
de continuar sonriendo.

(Sin renuncia).

©Hazel Castillo.