domingo, 12 de abril de 2015

Me dijiste “Te quiero”
y justo se me vinieron a la cabeza
mil excusas con que disfrazar
mis ganas de también decirte
Te quiero…

Te puedo decir
que mi corazón late mas rápido
y te lo quiere gritar
cuando te asomas a mi ventana…
Te podría también decir
que el camino es mas bonito
e interesante cuando caminamos juntos
y que la noche no es tan fría y oscura
si siento tu calor cuando a la distancia me abrazas,

Y podría hablarte
de los instantes cuando compartes tu alegría
y felicidad conmigo
y pintas una sonrisa en mi rostro
que llena mi día de colores;
incluso cuando todo este oscuro y sientas que estas solo…
O en algún momento
que te veas rodeado de amigos
pero uno te de la espalda
y pienses que en realidad no eran tantos...
Cuando esas veces que te crees el rey del mundo
y tu ego te empuja y te lleva justo hasta el abismo.

Cuando te sientas nadie
y necesites que recordar
que para mi lo eres todo.
Como cuando me dices que el sonido de mi voz
te hace feliz...
O podría decirte que a pesar de la rutina
de tu día a día puedas echarme de menos
y te sientas confiado que estoy ahí
sin que lo notes sujetando tu alma cansada.

Cuando necesites creer que en el mundo
no hay otro como tu...
Cuando sientas un vacio en tu pecho
y tus ojos quieran empapar tus mejillas,
recuerda que sin excusas puedes llamarme
y saber que estaré ahí
y secaré cada una de tus lágrimas...

Si en algún momento me sueñas
por si me deseas
porque te sueño y te deseo.
Cuando sientas que me sientes
porque te siento…
Porque simplemente me gusta repetirlo.
Porque necesito escucharme y repetírmelo
porque cuando te lo digo se me eriza la piel
y el alma...

Porque para mi lo vale todo

Porque me dijiste “Te quiero”
y justo se me vinieron a la cabeza
mil motivos para sentir

Lo mucho que Te quiero…

( Suspirando al Sur.)

©Hazel Castillo.