viernes, 6 de febrero de 2015

No dejes que tus ganas te las lave la lluvia
que viene de tus ojos, ni que tus sueños se te esfumen con el viento.
Aunque te cierren la puerta a la que corres, 
nunca dejes de llevar tu sueño contigo,
y si tu camino se hace estrecho que tu esperanza sea mas
grande y puedas viajar en ella.
Busca siempre una rendijita para mirar más allá
y que la curiosidad te gane y que ella sea el motivo
de tu libertad.

Que tus ilusiones nunca se te escapen por la ventana
 y que tus suspiros no se esfumen por un falso amor
Aléjate de las personas que roban esperanzas
y acércate aquellas que te contagien de entusiasmo
y ganas de vivir

No te enfrentes a lo que no conoces, sino a lo que conoces y no quieres dejar.
No te dejes encarcelar por abrazos falsos, ni recibas cariño necio.
Que la noche te encuentre soñando y jamás llorando.
Que siempre sepas donde quieres llegar y que nadie te nuble el corazón,
ten claro lo que sientes y no recibas amor a medias, ni te dejes acariciar
con palabras frías.
Nunca te arrepientas de lo que hagas, sino de lo que nunca
te atreviste a hacer.
Acaricia con ternura y besa con el corazón,
que de tu boca salga una palabra adecuada 
y siempre una bendición.

Cuelga de tu cuello un sueño -aunque parezca imposible- y cúbrelo de esperanza y oración.
Extiende la mano siempre para apoyar y jamás para rechazar.
Cuando la vida te diga “nunca” … que tu respuesta sea siempre
 “si quiero”, “si puedo” y “lo voy a intentar”
No le des poder al miedo, que tu pensamiento sea honesto 
y que tus alegrías sean mas grandes que tus miedos.

Que tu Fe dependa siempre de ti y no de los demás
No te invadas ni te canses en quejas absurdas
que el mundo no gira entorno a ti.

Ama, pero no pierdas tu amor propio, 
toca el cielo con las manos, 
pero que tus pies no dejen de sentir tu suelo.

Pero sobre todo nunca olvides de donde vienes
y a que viniste y cuando mires al cielo
da las gracias y siempre recuerda que 
por El viviste.

(Sin renuncia)

©Hazel Castillo.