lunes, 19 de enero de 2015

Y decidí recoger el corazón
del sitio aquel donde lo deje caer
pintarme una sonrisa
y salir de ese lugar.
Y recojo todos los recuerdos
y los entierro en algún lugar
donde nadie pueda hallarlos
en algún lugar de la memoria
pero lejos del corazón
donde no lastimen
cuando llegue el día
de un nuevo comienzo.

Y decido
dejar de lado el miedo
y ¡Aquí nada ha pasado!
barrer las esquirlas del dolor
y festejar el día de hoy.
Dejar atrás ese día, cuando en algún momento
pensé que hasta Dios me había dejado
Escribir de esto duele,
pero la herida ya no sangra
Con mi piel nueva cubierta de esperanza
de esas esperanzas que avivan el espíritu
de los pueblos luego de una guerra.
Y empezar a vivir
poquito a poquito
y hacer lo se debe hacer
pero bajo ningún motivo
olvidar y menos abandonar.

©Hazel Castillo.