miércoles, 21 de enero de 2015

Te encontré
y  encontré mi pasión secreta, desbordaba y ciega.
Encontré mis ganas de cruzar fronteras y llegar a aquella esquina oscura.
Te encontré y en tu mano tenías esa llave que abre la puerta la prohibida,
Te encontré en tu mochila tenias la botellita con la poción desconocida.
Encontré tu mirada calientita que cura el frío de mi rutina.
Te encontré y me llevas hasta el precipicio y voy cayendo y aun no veo el final.
Te encontré y te quiero morder suavecito en vez de darte una caricia,
te quiero besar en lugar de darte un hola.
Quiero reír y sentirte a mi lado ,cuando me asalta una lágrima al pensar que no estás.
Te encontré y encontré mi instante eterno.
Te encontré y quiero perderme contigo en un camino sin destino,
Te encontré y me perdí en tu mirada.
Te encontré y te cedo el derecho a recibir, estas aquí y te quiero seducir hasta el alma.
Te quiero dar caricias lentas, abrazos largos y palabritas que te endulcen el día.
Te encontré y encontré la verdad que siempre me mentí,
Te encontré y encontré el deseo de cerrar mis ojos y tocar esta realidad loca y hermosa que hoy estoy viviendo.
Te encontré y encontré lo que la vida callaba cada vez que hacía silencio.
Te encontré y encontré el sueño que quiere gritar “Libertad”.
Te encontré y encontré lo que necesitaba para despertar.
Te encontré y encontré el motivo para  volver a empezar.

©Hazel Castillo.