miércoles, 7 de enero de 2015

Esta mañana me visitó Enero, 
se metió en mi cama, 
venía calientito de su viaje.
Se recostó a mi lado 
y aquí en mi pecho 
se me ha quedado dormido.
Enero se quedo instalado 
justo en medio de mis recuerdos, 
moviéndololes de aquí para allá, 
sin permiso, 
y con total alevosía, 
sacando de donde estaba bajo mil candados 
y mil puertas aquel verano, 
en que cada mañana 
sentía cuando el sol te buscaba 
y te encontraba justo aquí a mi lado 
en mi cama iluminando tu rostro.
Veranos aquellos
cuando nos gustaba pasearnos de la mano 
sintiendo las piedresitas de la playa 
y el calor del sol 
se confundía con el calor de nuestros cuerpos...
Y tu cuerpo se confundía con el mio…

Como ha pasado el tiempo,
hoy Enero esta instalado en mis recuerdos, 
y en mi cama no esta tu, 
ni yo en tus brazos…
El calor de sol me calienta el alma, 
e ilumina mi sonrisa, 
hoy abro las ventanas de mi casa
para recibir la vida 
y no para verte llegar a ti…
Ahora el verano es mi aliado 
y mi confidente, 
mientras Enero me visita 
y como inmigrante se ha instalado 
trayendo a mi vida recuerdos 
que yo pensaba ya había sacado de ella.

(Diario)

©Hazel Castillo.