martes, 27 de enero de 2015

Entre letras te conocí 
y sentí como ardía tu alma en ellas
al leerte eras ese susurro 
que me acariciaba el alma
los sentimientos que día a día 
marcaban mi corazón.

Y entonces compartimos un par de “Holas” y un “Te quiero”

Luego los días eran segundos, las semanas no contaban
y los meses son eternos…
Antes de conocerte no sabia
lo que era sentir el roce de una mirada,
la sonrisa de un corazón...
Y hoy que tengo la dicha de tenerte frente a mi,
te miro a los ojos y siento como tu mirada me acaricia
y como tu sonrisa me envuelve por completo…

Nunca imagine que llegaría alguien así!
nunca imagine que podía sentir un amor así!

Nunca supe 
lo que era sostener un corazón entre mis manos
y desde aquella noche que lo pusiste allí
es mi tesoro mas preciado,
amado, protegido y respetado.
Y desde entonces transformas 
lágrimas en sonrisas
miedos en certezas,
y nuestros sueños 
se convirtieron en nuestras metas.
Caminaste junto a mi 
a través del valle de la muerte, 
y nunca has soltado mi mano
cuando todo estuvo oscuro
fuiste capaz de crear luz 
y me ensañaste de nuevo el camino.
Nunca imaginé 
que llegarías 
en la forma que llegaste
pero era el momento 
donde se perfeccionaba un plan divino
luego de muchos capítulos
sin final feliz, un par de lágrimas
y dos corazones rotos,
aquella noche 
se sellaba una promesa.
No sabía, nunca imagine
que existiera alguien como tu.

(Tan infinito como los instantes de mi alma.)

©Hazel Castillo.