martes, 2 de diciembre de 2014

Sabemos esperar? No!... Y yo menos.

La vida nos mantiene a veces en una sala de espera ,donde nos aparece una situación que nos dice "Tome su ficha, siéntese y espere".
 Y no queda mas que sentarnos a esperar.
Vemos a todos lados,ansiosos, vemos gente sentada a nuestro lado también haciendo la misma tarea que nosotros,esperando.
En esa sala nadie habla, todo es silencio vemos el reloj que pareciera no caminar, y el tiempo que avanza como si fuera un glaciar. 
En ese lugar la vida parece moverse en cámara lenta. 

Y nosotros somos lo que llaman "una generación instantánea".
Vivimos como mártires, continuamente aniquilandonos por vivir contra el tiempo y contra el reloj
Pasamos todo el año proponiéndonos metas y al final nos damos cuenta que pospusimos todo, queremos bajar de peso, lo posponemos y luego queremos un abdomen plano en diez minutos, nos quejamos de todo lo que no tenemos esto y aquello pero olvidamos que no pagamos el precio del sacrificio para lograrlo y al final queremos logros y reconocimientos inmediatos así de la nada.

Pero tomate un momento, mira a tu alrededor, y date cuenta que por mas que suenes la bocina de tu auto en la autopista los autos no avanzaran mas a prisa, y por más que te molestes, la fila en el supermercado no avanzará mas rápido tampoco.

Si lo pensamos bien toda nuestra vida ha pasado en una gran sala de espera.
Hemos esperamos por el trabajo deseado, por un titulo profesional, el enfermo que espera una cura, la joven pareja espera por su primer hijo, esperamos por aquella persona que será la correcta para nuestra vida, y aquella madre que perdió a su hijo espera por un día sin lágrimas.

Vivimos de allá para acá entre el mobiliario de esa sala de espera.
Tic- tac -tic- tac el tiempo parece no avanzar.

De pronto se escucha una voz ,una dulce voz que nos dice “Espera pronto será”

Y por el contrario en lugar de esperar ,nos apresuramos y nace la frustración, crece dentro de nosotros un sentimiento de desánimo, de futilidad, de renuncia.

Pensamos que esperar es suponer lo peor y por el contrario esperar es no preocuparse,es no enojarse, es no exigir, esperar es aprender a ceder el control al Dueño de esta gran sala, 
pero también debemos entender que esperar no es inactividad, es más bien un esfuerzo sostenido, en la confianza, en la fe de que todo será, pero será en su momento.

Esperar es mas fácil decirlo que hacerlo ,lo se!
Para mi no es nada fácil.
Siempre he vivido apurada,pendiente de un reloj que no camina y de un calendario que parece que tiene los días repetidos,conduciendo rápido, queriendo todo ya! y se pudiera antes mejor...

Pero un día El me dijo siéntate y espera, y pon atención a los detalles,
disfruta de esta sala, aprende en ella, que mientras tu esperas Yo trabajaré por ti.


..Y sigo en la sala de espera...

(Aprendiendo a caminar)

©Hazel Castillo.