lunes, 10 de noviembre de 2014

Y pasan los días, 
tantas noches 
mirando tu fotografía, 
días enteros preguntándome 
como estarás, que será de ti?
Eres feliz?
sonreirás acaso?
me recordarás?

Aquí no ha pasado mucho desde que te marchaste.
El viento me sigue trayendo tu recuerdo
y al tocar mi piel, 
puedo recordar tus manos acariciándome
y la lluvia que me sigue a todas partes
nostálgica compañera de mis tardes
desde que no estas...

Yo soy la misma, nada ha cambiado en mi
la romántica, la de siempre, 
la que te sueña y te espera
Aquella que conoces como nadie
la que cierra los ojos 
y en voz baja eleva una plegaria a Dios
por ti
Yo sigo siendo aquella 
que siempre te ha querido descifrar
sigo siendo yo, pero hoy sin ti;
la misma que algún día de tu mano
quiso caminar...
Y tu mientras tanto
sigues navegando 
por mi piel, por mi pensamientos
paseándote por mis sueños
atentando contra mi razón.
Quiero que sepas que sigo aquí
que el reloj se detuvo 
aquella noche, que te alejaste
que sigo extrañándote, y amándote
amando la sencillez de tus palabras
que disipaban lo triste de mi rutina

Pasan los días y sigo aquí
tan lejos, y tan tuya...

(Aprendiendo a Caminar)

©Hazel Castillo.