lunes, 24 de noviembre de 2014

Hoy arranco de raíz
todo aquello que ata
mis pies y que me 
impide continuar
y sano con amor
las heridas 
que estas me puedan dejar.

Abro los armarios
de mi corazón
y saco mis miedos,
limpio el polvo
de la desesperación,
y de a poquito
ordeno el desorden
que pueda quedar.
Cambio ideas viejas
que quedaron pendientes
en un “tal vez"
y lleno cajones
con ideas nuevas
colgadas y adornadas
con sueños nuevos.
Pinto paredes con
motivos y esperanzas.
Y perfumo el lugar
con Fe.

Hoy comienzo de nuevo
como si viviera otra vida,
una vida nueva.
Retomo mi camino
y emprendo el viaje
que fue pensando 
y trazado para mi
desde el inicio de mis
tiempos.

Hoy tomo mi maleta
y una libreta en blanco
lo que quedo atrás
allí debe quedar, 
para que cuando 
vuelva a mirar allá
solo vea una gran escuela
llamada experiencia.
Adelante miro 
un cartel que
que me indica a donde 
debo llegar
y al lado del camino
muchas señales
con flechas pintadas
indicándome continuar
y en cada una de ellas
unas letras escritas
que dicen:
“Camina en paz”.

Y en mi corazón
Tu voz que me dice
“Esfuérzate y sé valiente,
no temas ni desmalles
porque Yo estaré contigo
donde quiera que vallas".

©Hazel Castillo.