viernes, 1 de agosto de 2014

Luz de faro abandonado

Un día fui en tu vida
tu dulce princesa de luz de mar
e iluminaba todo tu horizonte .
¿Recuerdas la luz, el sol ,
el mar en nuestros paseos infinitos?

Quedará en mi retina por siempre
tu mirada penetrándome
mientras tus manos ansiosas
hacían reír mi falda al izarse
como bandera de barco pirata
a punto de invadir mi puerto .

Quedará en mi piel
el tatuaje de tus besos
marcados y grabados a fuego lento
cuando nos perdíamos entre las sábanas
cada ocaso y cada amanecer .

Quedarán en mis oídos ,
eternamente susurrados
tus versos recitados, suaves y profundos ,
mientras tus brazos me amarraban
y me acunabas junto a tu corazón .

Y tus manos…ay, tus manos ,
esas que siempre han preguntado por mi piel
quedarán unidas a las mías
porque te la di el primer día
que se cruzaron nuestras miradas .

Pero ahora la luz de esta muñeca rota
es la bombilla fundida
de un faro abandonado
en mitad de la nada y no alumbra
las sombras de este amor que aún así
permanecerá en nosotros
por toda la eternidad .

Amelia Diaz Benlliure