martes, 5 de agosto de 2014

Esto es por mis hermanos,
aquellos que hoy sufren,que lloran,
que con lágrimas en sus ojos y de rodillas al cielo
buscan esa respuesta tan anhelada sin saber cuando llegará.
Esto es por mi,
que camino mientras ellos corren con los pasos desequilibrados del sin sentido.
Esto es para los que soñamos con una esperanza futura.
Esto es un grito por aquellos que callan, por los que ya no dicen nada,
por aquellos que se conforman con solo el ser sin tener con qué y porqué vivir.
Esto para aquellos que en manos de la injusticia lo han perdido todo.
Esto es por esos que temen ser...
-Alguien dijo- : “Todos existimos pero pocos somos”
Ser significa sentir el alma, arañar la vida, llorar la alegría.
Esto es para aquellos que temen a la noche
y ya no miran al cielo,
para aquellos que están en medio de la tormenta.
Por los que ya no tienen sueños.
Esos, mis hermanos que están allá afuera
escondidos con temor, viviendo día a día
y muriendo segundo a segundo.
Almas que sufren y aun no entienden el porqué,
semejante al “odi et amo”de Catulo
"Amo y no amo, deliro y no deliro"
Esto es para aquellos que no saben si su dolor es odio,
si es amor o ignorancia.
Aquellos que hacen del sufrimiento parte de su vida,
que ya no hablan, no se escuchan,
que se miran entre sí angustiados, asustados
aquellos que ya no ríen, esos que solo lloran.
Esto es por aquellos que tienen sed y hambre,
que caminan entre el duelo,
que poco es suficiente ante la duda.
Esos que no tienen mas colchón que la dura realidad
en la que viven.
Esto es para aquellos,
que se sienten  incapaces de dar  un esfuerzo más.
Por aquellos niños que ya no son niños,
esos que en vez de jugar huyen, que en vez de reír
lloran, por aquellos niños que en lugar de amar
hoy aprenden a odiar…
Por aquellos niños hoy que ya no viven.
(...)
Por aquellos que están bajo la mirada inquisidora
de la ignorancia, de la crueldad, de la indiferencia.
Esta mi oración es para aquellos
que tienen el sabor del nunca más en su paladar.
                                En Tu Nombre
                     Amén.

©Hazel Castillo.