martes, 1 de julio de 2014

Niña poema la llamó y detrás de sus letras cicatrices escondía, las recordaba cada vez que en el espejo de su alma se miraba y sus lágrimas al escribir lo confirmaban.
Niña poema desde el primer momento que la leyó, sonreía por fuera mientras por dentro lloraba, amaba a pesar del daño y permanencia a pesar del silencio.
Niña poema que se enfrentó a la vida cuando nadie ayudó y a pesar del miedo siempre luchó .
Niña poema, mujer se hacía, y aquel ángel siempre la acompañó.
Siempre sonríe no importa la circunstancia, siempre con el gesto amable, y en su corazón la flor de la superación.
Niña poema, mujer de cicatrices que sola consiguió derrotar lo que se puso en su camino, y en su puño encerró las heridas que en su espalda dolían.
Niña poema él la llamo y en sus palabras una caricia hoy encontró.

Yo te admiro niña poema, porque poco a poco has sabido sanar y con cabeza en alto siempre avanzar.

©Hazel Castillo.