jueves, 31 de julio de 2014

Cuando tus recuerdos te lastimen y los pongas en venta,
cuando quieras todo y todo te parezca nada,
cuando estés cansado de la rutina y las paredes se pinten de gris,
solo llámame que ahí estaré.

Cuando necesites estar solo y apagar la luz,
cuando le temas a la oscuridad,
cuando tu corazón ya no pueda más, 
cuando el mundo te parezca grande,
y tu te sientas muy chiquito,
solo llámame que ahí estaré.

Cuando el silencio te lastime al punto de llorar,
cuando quieras querer y no encuentres a quien,
si el dolor es tan grande que te paraliza el alma,
solo llámame que a tu lado estaré.

Contigo estaré
si alguna noche el tiempo se detiene 
y parezca nunca mas amanecer.
Cuando camines en medio de el desierto 
recuérdame y contigo caminaré.

Si tu mundo se vuelve tan silencioso 
que no puedas escuchar la voz de tu corazón,
toma tu guitarra y entona una canción.
Si te parece imposible ser feliz
saca tu mejor sonrisa y ponte a sonreír
que si me necesitas yo recorreré el mundo
pero contigo siempre estaré.

©Hazel Castillo.