miércoles, 21 de mayo de 2014

Esta noche llueve y cada gota que cae la siento tan llena de recuerdos ,esos recuerdos que hoy revivo a través de unas letras,momentos llenos de ternura, cuando jugaba a pisar los charquitos que se hacían en la calle, siento como se me llena el alma al sentir esa brisa y el olor a tierra mojada. De niña era tan feliz bajo la lluvia, correteando por entre los arboles jugando a las escondidas, recuerdos que hoy no están en mi mente pero que están presentes, plasmados a través de los años en este cuaderno que ha resistido junto a mi, mis lagrimas, y mis alegrías.
Letras que hoy me cuentan historias, alguna con un triste final que no elegí, y otras muchas llenas de momentos perdurables y que junto al sonido de la lluvia me recuerdan lo feliz que algún día fui.
Esta tarde llueve y la lluvia me invita a recorrer un camino que no recuerdo, y me llama a leer el ayer con los ojos de hoy, entonces descubro un recuerdo vago que viene y va, pero que hoy es solo eso un  recuerdo lleno de nostalgia inmenso y eterno que me hace temblar en este mar de dudas, rostros desconocidos y sentimientos vacíos.

Esta noche llueve y como se dice por ahí "Siempre que llovió paró".
Me recuerda que el destino me obliga a avanzar y la vida me empuja a seguir adelante, lo demás es el equipaje que elija me guste o no.

©Hazel Castillo.