domingo, 4 de mayo de 2014

Considero que incluso si te dedicara una eternidad de bellas canciones o escribiera la más hermosa poesía sobre lo divina que es tu sonrisa al amanecer, me quedaría corta para describir lo que significas para mi.
Y es que yo misma no lo puedo definir totalmente.
Con todo lo que te he dicho - en palabras y gestos - durante la vuelta y media que le hemos dado al sol, no se suma ni una cuarta parte del cariño que siento por ti. Hay admiración, alegría, agradecimiento y compañerismo, hay libertad, amor, amistad y franqueza, fortaleza, excitación, libido, sensualidad, valentía, resiliencia…hay ganas de reír y bailar, ganas de quedarme quieta en la madruga, mirándote dormir y despertar a tu lado cada día, cada momento de mi existencia y susurrarte al oído La vida en rosa mientras nos bebemos de un sorbo la cafeína que es para los dos…
Hay tantas ganas y tantos impulsos, amor mío, que se me acaban las palabras y sólo me limito a conmoverme y sonreír cuando me dices que a mi lado quieres vivir.
— Malaci (Cafeína para dos) .