jueves, 24 de abril de 2014

Y le dije a mi corazón detente, late despacito, susurra su nombre no lo grites si lo gritas no te escuchará, él es de los que no escuchan a gritos sino mas bien a latidos, a latidos bajitos.
Él es de los que les gusta la luna y sus misterios y largas pláticas con una hermosa noche.
Y yo que tengo para darle? si nada poseo, mas una libreta llena de tachones,donde la vida me escribe y yo me equivoco,tengo una cajita llena de recuerdos de mi infancia: dos canicas un llavero, la partitura vieja de una canción y un corazón roto dibujado apenas, manchado con una que otra lagrima que salió al dibujarlo .
Él en cambio es libertad, pasión, entusiasmo y una pizca de ternura, y yo?...yo tengo nada, por que nada es mío, porque nada me pertenece, pero tengo las ganas de darlo todo; tengo el recuerdo de caídas con raspones en mis rodillas donde mi abuela ponía benditas pero también tengo cicatrices en el corazón, donde ya no duelen pero si las toco recuerdo porque dolieron…
Él tiene un libro lleno de historias fantásticas, donde al contarlas  llena de vida toda la habitación, yo en cambio, tengo mi corazón lleno de letras,y el alma llena de sueños y nada tengo,nada poseo, solo este amor y las ganas de darlo todo.

©Hazel Castillo.