lunes, 21 de octubre de 2013

Es como si el aire que respiro cambiara de nombre y lo nombrara melancolía, el agua, que me es esencial para vivir se llamara soledad y mis deseos de estar contigo fueran el espacio entre tú y yo.

 — Alejandro Esparza