Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

viernes, 22 de mayo de 2015

Cuentan por ahí que te veías muy guapo…
y que preguntabas por mi, por aquello,
por aquel día, que nunca llegó...

(Suspiro)

Repasaba los momentos juntos
mientras tiraba cada una de nuestras fotos,
¡como me veía tan lejos de tu piel!
en cada foto a tu lado
parecía montaje y no me puedo reconocer…

(...)

Si hubiese llegado aquel día
imagino a tu padre, buscando
cómo acercarse a la chica del vestido más corto
y de lejos desnudandola de apoco…
Y tu madre buscando su mejor pose
para la foto de la prensa, aparentando
ser la mejor madre y la mejor esposa…

Y yo ahí de pie,
frente a alguien que finge ser correcto
con su sotana blanca, sucia por el dinero
que cualquiera le pasa, después de su silencio,
y en mi mente suplicando que alguien
me rescate de tal acto
de cobardía.

No recuerdo el blanco
ni en lo más secreto de la piel
y en ningún momento nadie
dijo un Te Amo…
con tanta farsa entre lo pactado,
solo tu nombre se escuchaba
tantas veces como invocando
al diablo y de pronto aparecías tu
con tanta elegancia que no iba contigo.

Imagino…

Yo ...hoy te acepto a ti
como mi fracaso…
en lo adverso
en tu riqueza que fue mi mayor pobreza
en el dolor de tu miseria
en mi enfermedad que fue tu presencia
por todos los días que causaste mi muerte
hasta que la vida nos separe.

Y tú…
Firmando la sentencia
en aquel libro donde mi nombre nunca estuvo
entregándome aquel anillo
que brillaba mas que la ausencia
de amor entre los dos
Recibe este anillo
como símbolo de mi desamor
y mi infidelidad
para usarte
en nombre del padre ( que no quiero ser)
del hijo ( que no debes tener)
y del Espíritu Santo que se apiade de ti.

Culpables?...no lo sé!

Tu estabas hambriento
y yo aprendía a beber
tu estabas lleno de ambición
y yo traía una cajita de promesas
tu tenias manos fuertes
y yo cosquillas en la piel.


Imagino el final…

Los declaro infelices para siempre;
ahora puedes besar tu derrota.

…..

Pd:

Y usted …
Ya es hora de olvidar a la novia.


(Sin Renuncia)

©Hazel Castillo.





jueves, 21 de mayo de 2015

Grandes batallas se libran dentro de nosotros.
A veces perdemos, y nuestra mente nos hace diminutos y así de diminuta se vuelve nuestra perspectiva.
Nos cambia todo,nos cambia el camino y decidimos tomar otra meta,
quizá más cercana,
pero nos disminuye el entusiasmo que teníamos por la anterior.

Hay palabras que se convierten en puñales que nos cercenan el alma, entre ellas la palabra “Resignación” porque es como auto-flagelar nuestra capacidad,  nuestros sueños, nuestra ilusión.
Es como si nos pusiéramos al final de la fila y al llegar nuestro turno nos dijéramos “Tu no” momentos que sin darnos cuenta nos resistimos a nosotros mismos, y a los momentos buenos que pudiéramos tener
- admitirlo y reconocerlo cuesta, lo se-
pero así es como empezamos a convertirnos en nuestros propios enemigos, porque somos los únicos que tenemos el poder sobre lo que sentimos y pensamos.

A veces en lugar de querer más y mejor, nos quedamos en lo poquito,
nos estacionamos en el “Esta bien” no queremos “abusar” de querer más,
de querer lo mejor, no queremos imaginarnos cumpliendo lo que queremos,
porque sentimos que no somos buenos para eso, o que no somos “lo suficiente”.
El quedarnos en el “esta bien”, esta bien, es mas sencillo, mas cómodo,
pero nada motivador, no hay reto, no hay esfuerzo, ni lucha...no hay triunfo.

Para que alimentar la mediocridad?

Nosotros somos el resultado de nosotros mismos -se dice por ahí-
 (Lo irónico es que nos quedamos ahí, para estar “mejor” para evitar lágrimas sino tenemos el resultado esperado) y entonces nos aferramos a vivir una rutina que nos come las ganas y nos elimina la motivación, entonces todo es gris, lo mismo siempre...Gris.

Y cuando nos damos cuenta, estamos ubicados en ese rincón en tinieblas de nuestra memoria que enciende la luz cuando la autoestima decae, es ese lugar donde archivamos fracasos, desilusiones y reproches a nosotros mismos.
Allí donde habita el sentimiento del rechazo aquel...la emoción fallida de querer ganar y tener que abandonar, aquel momento de sentirnos fuera de lugar.

Pero llega el momento Ya de salir de ese allí
encontrar el camino de vuelta esta en nosotros,
recuerdas? el poder esta en ti,
Hay un Tú allá afuera esperando por ti…

Tomas el camino difícil del empeño, de la no renuncia,
cuando ya estés en ese camino solo corre, no mires atrás y emprende tu huida
Conforme vayas saliendo verás que no eres diminuto entenderás y te darás cuenta que eres gigante , tu tamaño aumentara tanto que saldrás de ti mismo y descubrirás que no hay limite
que tú no tienes limite.

Fuera tendrás un cielo bello, donde acudir cuando te sientas solo,
cuando en el pensamiento te sientas que disminuyes,
un cielo donde sonrías y tu rostro se ilumine, donde encuentres calma y paz.
Y bajo ese cielo aceptarás que eres gigante y nada podrá asustarte
y nada ni nadie impedirá mostrarte tal y como eres .

Mereces lo mejor,
eres tan maravilloso como deseas ser,
no importa lo que pasó, eso ya pasó...
hoy eres GIGANTE Y NO TIENES LIMITE!

(Sin renuncia)

©Hazel Castillo.



martes, 19 de mayo de 2015

A veces lo olvidamos, pero nuestra vida es nuestra.
Nosotros decidimos, nosotros escogemos, nosotros somos quienes pagamos el precio de detenernos o de continuar.
A menudo decimos no a nuestras emociones y sentimientos antes de conocerlas y sentirlos, sin antes tener claro el porqué y para qué llegaron en ese momento justo.
Temerosos corremos por el pasillo largo a cerrar esa  puerta, antes de que se abra, tenemos miedo a lo que haya detrás, pero...en realidad sabemos que hay allí?

Prestamos atención de lo que las personas puedan decir de nosotros y son personas que ni siquiera nos conocen. — aunque a veces convivamos con ellos todos los días.—
Te dicen que no sirves, que no haces falta, que no lo lograste, pero ellos no saben quién eres.
Nadie decide por ti, y nadie sabe tus porqués…
Nadie conoce lo que impulsa tu alma, no saben lo que puedes llegar a hacer, ellos no tienen idea de lo que te hace feliz.
Nos auto-saboteamos y tendemos trampas en nuestra mente y entonces escuchamos esa voz que nos dice: "Eres inútil”

Estamos atentos a cuidar y fortalecer, fortalezas que quizá nadie va derribar, pero descuidamos debilidades que se convierten en nuestros puntos ciegos y entonces caemos.
Y es ahí cuando el miedo, nos deja sin nada, se lleva nuestra alegría, y empaña nuestras experiencias, nos ata, nos amordaza, nos encierra y nos imposibilita a avanzar.

Basta!

Si la puerta se cerró o sientas la burla en tu cara, tu vida es tuya, tú tienes el control de tus emociones, puedes aprender de ellas, tu puedes,tú eres tú, no puedes dar valor a lo que alguien opine de ti si esta persona es muy diferente a lo que eres, a quien eres.
si te sientes aparte o ellos te aparten, nadie decide tus pasos, nadie puede censurar tus sueños, si te ven “diferente” considérate afortunado porque eres diferente a ellos.

Lo sé! ...
muchas veces de tanto “soportar” o “callar” estallamos en rabia, en dolor ,nuestro día se tiñe de negro y convertimos en arma punzo-cortante nuestra lengua y estamos al asecho de la primera yugular que se atreva a decirnos algo, nos llenamos negatividad hasta convertirnos en lo que no somos solo por el hecho que quizá solo así duela menos y soportemos más…

Que importa la indiferencia, nadie es tu dueño, que importa lo que digan tu controlas tu mente y tu decides que hay en tu cabeza y a que entregas tu energía, tu eliges a lo que prestas atención y a quien escuchas.
Que importa si no eres parte de ellos, nadie puede medirte, porque tu eres más que apariencia y número, porque su forma de ver y vivir la vida no es la misma que la tuya,sus lágrimas no tienen la misma vida que las tuyas y su sonrisa no lleva el mismo nombre que la tuya.
Que importa si no te admiran, si no te quieren, no importa sino alaban lo bueno que eres porque su adulación hipócrita hastía.

Solo tú sabes tú valor
No les abras la puerta de tus pensamientos, para que entren sus criticas ciegas y morbosas
que saben ellos de talento? así que jamás sabrán valorar el talento que Dios te dio a ti?

No hagas tuyas sus palabras mal intencionadas o sus silencios cortantes, no te apoderes de sus miedos, y corta las cadenas llenas de etiquetas que han decidido poner en tu cuello.
No eres cobarde, si tú, solo tú ,sabes lo que has tenido que luchar para llegar aquí, aunque también hayas tenido que luchar contra ti mismo, eso es ser Valiente!

Tú tienes el poder, tú escoges, tú decides…
Aunque a veces lo olvides, la vida es solo tuya.

(Sin renuncia)

©Hazel Castillo.



martes, 12 de mayo de 2015

Alguien me pidió que escribiera lo siguiente, aunque debo confesar es de lo más difícil que he tenido que hacer casi en toda mi vida… y reconozco como todo dentro de mí se movió con cada letra.

Cuando era joven te empezé a ver como mi peor enemigo y siempre quería cerrar mis ojos y no verte, no me gustaba lo que veía, formas y formas pero ninguna de ellas delineada, estilizada, bien formada, cada vez que te miraba me recordabas lo muy “diferente” que era de las demás…
Con intentos fallidos y con mucha ropa de por medio quería evitar que la gente te viera como te veía yo, pero llegaba el momento en que no podía cerrar mis ojos y tenía que verte.
Me hacías tanto daño! ...que solo pensaba en lastimarte, en un acto absurdo de venganza o algo parecido.
Te quite todo, todo aquello con lo que pudieras vivir y te puse durante años rutinas exhaustas de ejercicio mal dirigido,cansancios emocionales y físicos extremos.
Mi único objetivo era irte desapareciendo poco a poco. ( sin que nadie lo notara)

Había momentos en que una pesa era mi cómplice y ( según yo) ganaba una batalla contra ti, que tonta, como no darme cuenta que entre más batallas te ganaba más me acercaba a perder la guerra...
En esos “días de gloria” te miraba, te miraba fijamente, como retándote, haciéndote menos y con mucho odio demostrarte que “yo podía”, que “yo tenía el control”
Pero nunca era suficiente, no desaparecías…
Algunos días sentía que torturarte de esa manera que lo hacia; mas que tener el “control” sobre ti, me hacia infeliz, cada vez la soledad era más , las sonrisas eran menos, pero sobre todo la envidia era mayor, envidiaba a aquellas que lo tenían “todo”.
Yo quería quererte, necesitaba quererte, aceptarte, hacer las paces contigo, pero tenía miedo, miedo de perder el control sobre ti y que de nuevo tuviera que aceptar que tu eras quien tenía el control sobre mi.

Ahora entiendo, ahora lo sé, ahora es que asumo las consecuencias del daño que te hice.
Pensaba, lo creía firmemente que destruyéndote sería feliz, que estaría en paz, que teniendo el control sobre ti , sentía iba a tener la atención que no sentía antes, la atención que nunca tuve.
 “No podía controlar otras áreas” así que todo ese dolor, esa frustración e impotencia la refleje en ti y tu pagaste todo aquello que no debías.

Perdóname!

Cuántas veces me rogabas por un poco de comida, cuántas veces me imploraste descansar, tantas noches que morías de sueño y de mi solo recibías castigo.
Porque quería callarte, no quería escucharte, escucharte era sentir, era renunciar, era ceder.
Escucharte me dolía.
Hoy ya no hay batalla, y lo que antes pensaba que era una guerra hoy no lo es, eso ha terminado, hoy se convierte en mi Meta ,pasito a pasito, bien despacito he ido abriendo los ojos, he ido mirándote, he ido conociéndote, aceptándote .
Y debo decir que lo poco que ido conociendo de ti, tus lunares, tu color de piel, tus formas, la manera en que me hablas ( que hoy aprendo a escucharte), todo eso que apenas hoy conozco me gusta… y me gusta mucho.
Pero sigo aprendiendo, sigo a la meta.

                                                                                                                          A mi cuerpo.

(Diario)


©Hazel Castillo.



miércoles, 6 de mayo de 2015

Háblame.
Recuerda mi nombre, dilo en voz alta para saber que me recuerdas, para sentirte, para saber que aún me tienes ahí en tu mente en alguna esquina de tus pensamientos, aunque no me veas, aunque no te vea.
Háblame bajito, cerquita de mi recuerdo, para sentir el roce de tu voz en mi piel,háblame de lo que quieras,de los problemas que tocan tu mente, del dolor que hiere tu corazón.
Háblame, aunque me duelan tus lagrimas, aunque arañen mi alma, dime esas palabras que nunca quisiera escuchar pero que tampoco debo olvidar.
Háblame de lo que te hace sonreír, cuéntame esas historias que a veces se dejan pérdidas en el tiempo, pero que tu rostro las ilustra hermosas con una sonrisa. Di mi nombre una vez más, para saber que estoy, para sentir que para ti aún existo, así nunca dejaré de ser yo si todavía me sueñas.
Háblame de tus sueños esos que te hacen eterno, enorme, inmortal, háblame de eso que solo tu tienes y que no deja que nadie tome tu lugar, que te vuelve imperdurable venciendo el paso del tiempo.

Háblame...

Háblame como solo tú solías hacerlo cuando me regalabas palabras que curaban mi espíritu y apartaban mis miedos, que despejaban la neblina de mi camino y así podía continuar.
Háblame, susurrarme, grítame, acaríciame la piel con tus palabras,que tu voz despierte esta piel dormida. Di mi nombre y ayúdame a recordar que mi cuerpo tiene memoria y tu mirada habita en ella.
Háblame que hace frió y estoy cansada, regálame fuego con tus palabras para refugiarme del frío que llena de escarcha mi alma, dime no cuando quiera claudicar y mi voluntad quiera desistir.

Háblame para escuchar el palpitar de tu corazón, para saber que vives, que sientes, para saber que estas aquí.

Háblame...

Háblame para tatuar el eco de tu voz en mi memoria por si en algún momento decides dejarme solo con tu recuerdo. Háblame para ser feliz en mi mundo aunque este se acabe, habla a mi alma cansada, háblame para que esta noche no termine,

Háblame...
Háblame para recibir el alba con tus palabras y una vez mas dame el sonido de tu voz diciendo mi nombre y grábalo en tu corazón como el tuyo vivirá por siempre en el mio.


( Instantes)

©Hazel Castillo.



sábado, 2 de mayo de 2015

Existen brújulas que señalan hacia puntos cardinales mágicos.

Tienen la capacidad de mantener tu sentido de la orientación en vías de alcanzar el cielo.

Brújulas que te laten dentro y que al suspirar sabes que el viento a favor te empuja y arrastra hacia puerto seguro, no se someten a mapa alguno porque no entienden de distancias mucho menos de fronteras.
Y dirigen tus pasos hacia horizontes que siempre te dejan en los brazos donde se encuentra tu hogar, a senderos de luz que te llevan rumbo a los ojos boreales aquellos que son tú destino.

Brújulas que funcionan con un magnetismo especial y solo si dos están íntimamente conectados, lo  que hace que sea donde sea que se encuentren, siempre caminaran en dirección del hemisferio de sus labios.
Son brújulas atípicas donde la geografía no es obstáculo ni las millas a recorrer, y te llevan por un  trayecto  donde los anhelos son antorchas que no se consumen, y te guían como la polaris en el cielo  para al fin desembarcar en el pecho de tu sueño.

Hay brújulas como las nuestras, donde tu norte queda justo al sur de mi alma, y el mío majestuoso y sublime apunta convencido hacia tu corazón.

Y es que hay brújulas que solo señalan puntos cardinales,

y otras que divinamente te indican el mejor camino.

G.Alejandro García.



jueves, 30 de abril de 2015

Si ama lo que eres y hace que te quieras a ti mismo, es amor.
Si a pesar de la ausencia sientes su calor,
si no te somete ni te absorbe
y sientes que el hilo que te une a él es tan largo y fuerte
que puedes ser independiente y libre, es amor.
Cuando no son años y aún así sientes que te ha estado contigo toda tu vida...
es amor.
Si te ayuda y alienta a conquistar tus sueños y tu pasión,
si te deja escoger y te hace sentir,
si no espera ganar, más bien espera encontrar,
no cuenta los días sino los momentos, es amor y no hay amor más grande.
Si no idealiza más bien realiza, si no te pide que rindas cuentas,
más bien cuenta contigo, con tus ilusiones y comparte contigo sus sueños,
es amor.

Si con sus ilusiones y metas te acaricia el alma,
si te ayuda a amar tu soledad y crea pasadizos secretos
hacia ventanas que tengas que abrir en una lucha contra la rutina,
es amor.
Si te inspira a subir la montaña mas alta, sin vértigo ni miedo al esfuerzo,
estas frente al amor.
Si no te cierra puertas, si no te esconde más bien te muestra,
si no te ata, no pregunta más bien responde,
no es solo para si mismo,sino más bien comparte,
sino es siempre si y no es siempre no, es amor.
No pide al Altísimo para si,sino para los dos,
no te pone cadenas, más bien te libera de las que traes puestas.
Si te mejora y te potencia, si comparte tus rarezas,
si encuentra belleza en tu alma cansada y aún así te desea,
si recuerda quien eres aún cuando tu lo hayas olvidado...eso es amor.

Porque no es verdad eso que el amor es ciego,
porque conoce tus defectos y sabe de tus errores
y aún así te comprende y te respeta,
y te ayuda a hacer las paces con tus flaquezas
y las presenta ante tus fortalezas, es amor.
Porque no espera de ti lo que no eres,
porque no pide de ti lo que no te da,
porque no quiere una vida para ti,
si tú no la vives para ti, junto a él.

Porque el amor no se acaba,se transforma
 y si se acabara,nunca fue amor.
— de eso estoy segura yo—
Si te serena, te calma, te llena de paz, te cobija,
te refugia,nunca te suelta, eso es amor.

Porque el mejor amor es el que crece contigo, junto a ti,
el más grande amor aquí en la tierra es el que te hace grande,
como grande es el amor.

(Tan infinito como los instantes de mi Alma)

©Hazel Castillo.