Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

martes, 17 de febrero de 2015

Ahora que el viento sopla muy fuerte … me detengo, levanto un muro y me coso las costuras del alma, para que no se me escape en alguna lágrima…
Cierro ventanas y puertas, y me quedo callada, inmóvil en una esquina de mi habitación, me escondo, total afuera nada puedo hacer…

Lo que tenga que pasar, que pase…

Mi abuelo decía:
“Que lo que no busco siempre llega, aunque lo esquive, viene desde la montaña, cruza ríos,
y tocará a mi puerta” .
Bueno o malo, no lo sé, hasta que no llegue y me sumerja del todo no lo sabré.
Si puedo sacar la cabeza y respirar, podré ver la dirección que debo seguir…
Entonces podré saber si me derrumba o me edifica, hasta no tocar mis mejillas, no sabré si lloraré o reiré con aquello.
Es mi destino y ya esta escrito…
sin embargo es un cruce, un camino que me atrae al precipicio, que me invita al fondo donde apenas se ve un poco de luz, y algún rayo de sol.
Sé que en algún momento estaré en la cima de la montaña y veré todo a mi alrededor con una vista hermosa, entonces podré mirar donde estoy y a donde quiero llegar, podré dibujar con mis ojos el sendero que debo seguir hasta mi meta, y después tendré todos mis días para fabricar una vida, que es la vida que quiero.

(Mientras tanto permanezco en un rincón escondida, para que las circunstancias no me pillen).
-me asusto y está permitido-

Sé que si permanezco mas tiempo en la cima de aquella montaña, mirando tan belleza a mi alrededor, el viento soplará muy fuerte,si, pero lo miraré de otra manera, sentiré que solo juega conmigo...cambia la dirección de mis pasos, me enseña...llenará mi mochila de arena para que me quede, o aprenderé a abrir mis alas para volar a donde necesito llegar…

-mi testarudez es maravillosa-

No dejare que este viento me lleve a un lugar desconocido, de donde no sepa salir, lo tomaré a mi favor, para abrir las alas y que me lleve a donde quiero llegar, para que me de un empujón, cuando quiera cerrarlas o cuando quiera llenar mi mochila de miedos y que flaqueen mis fuerzas
-porque si algo pesa es el miedo-

A veces los vientos fuertes llegan para mostrarnos que el camino que llevamos es equivocado, o solo para prepararnos, para ir quitándonos el miedo a abrir las alas y volar, para mostrarnos que de tanto suelo, de tanto fondo perdemos nuestro norte.
Muchas veces estos vientos traen una enseñanza oculta, u otras veces solo nos golpean, para poner nuestro mundo de cabeza y darnos cuenta que no estamos firmes y que nuestros valores y que nuestra fe flojea y así afirmar lo que creemos, lo que somos para ver si nuestro propósito vale la pena y nuestros sueños a pesar de tantos altibajos persisten.

Por eso cuando un viento fuerte llega, el alma calla y todo enmudece.
Ahora me doy cuenta no hay muro, mi cerrojo ni candado, no hay lugar donde pueda esconderme, ni sitio seguro, por eso cuando el viento sopla fuerte es mejor confiar y dejarse llevar…

Lo escuchas? un viento fuerte se acerca….

(Sin renuncia)

©Hazel Castillo.




lunes, 16 de febrero de 2015

Que será peor, quemarme el alma por desearte? o
apretar los ojos para esperar a que te desvanezcas en mi mente?.
Calmar estas ganas de encontrarte en alguna esquina? o
tratar de encontrarte en algún garabato formado en una nube?.
Y es que te busco siempre entre los verbos de un poema,
en las páginas de algún libro o
en las rendijas de alguna puerta al pasar.

Te vuelves omnipresente
y aceleras mis latidos,
me mantienes viva,
y en las noches devoras mi oscuridad
mientras pienso que será de ti,
si escuchas mi voz llamándote
o si sientes mis suspiros que intentan llegar a ti
para acariciarte el alma.
Que sería de ti, si estuvieras frente a mi con toda esta euforia contenida?
quizá sería como esa llama que se consume por completo.
Y como será conocer el rincón mas oculto de tu corazón
y descubrir el interruptor de tu sonrisa.
Conocer tu palabra mas absurda
y digerir contigo tu trago mas amargo,
y a lo que me pidas decirte si mil veces sin temor alguno .

Presentirte entre todos y encontrarte en una esquina
y mantener la mirada para no perderte de vista,
y no poder arrancarte de mi sin perder el deseo de llegar a ti,
así sin tregua,
así,
con mi corazón embriagado con tus palabras
y deseando catapultarme a ti
dementemente sin pensar
ni medir consecuencias.
Leerte y buscar en cada linea señales que apunten hacia mi,
susurrando te quieros,
y recordando miradas,
preguntándome si debo hablar o callar.
Y desearte con solo mirarte,
pero poniendo a raya mi imaginación
y romperme por dentro al silenciar mi mente
para que no te sueñe.
Y desearte sin destinarme a ti,
sin esperar nada más que seguir esperando,
porque prefiero seguir buscándote en las esquinas
que perder esta sensación
que me produce en la sangre el quererte.

©Hazel Castillo.



sábado, 14 de febrero de 2015

Hay un carnaval eterno en mi corazón.
Danzamos al son de nuestro palpitar.
Hay fiesta en mi interior,
desde que tus ojos me miran,
y tu voz me inunda,
desde que respiro de tu esencia
y tus manos me acarician,
desde que planeo en tu mente
y no te sales de mis pensamientos, 
estallan las sonrisas,
y tus sueños y los míos
se toman firmes de la manos
haciendo una ronda de alegrías,
donde en medio estamos nosotros
como niños jugando entre ellos.
Celebramos la dicha de sabernos juntos,
cada día es un festejo,
no hace falta un motivo
si la razón siempre eres tú,
la bendición se agradece 
con el júbilo que se merece.
El amor baila sin miedos
desde que encontró un hogar
entre los dos.

G.Alejandro García.


— Inmortal // Cita para dos que son uno.






“…y es que el 14 de febrero es solo un día más, y lo que pretende conmemorar es más que un vil compendio de regalos y el sucio trueque donde se tazan los presentes para saber quién ama más y hacia donde se inclina la balanza, y es que también es un 2 de enero, un 7 de marzo y no solamente un día en el comercio a la venta en el calendario, es más que un canje por disculpas acumuladas a diario. 
Es un 8 de abril, o un 20 de mayo y un 9 de junio, es mucho más que ir de compras al bazar de los obsequios compensadores de errores, donde se asume el perdón sin mencionarlo, y es que en si el amor es una fiesta un 2 de julio, un 26 de agosto y 3 de septiembre, mucho más que un sentimiento anestesiado por la rutina y la costumbre, y es que el amor es una decisión que se toma cada amanecer, en todos sus sentidos y formas de ver, un 5 de octubre, o un 19 de noviembre, y se expresa en todo su esplendor y magnitud en un sacrificio a voluntad de dar sin recibir que siempre te devuelve vida, es algo que se vive a diario en cada pulso, en cada latido de tu corazón…”

G.Alejandro Garcia.

Mis Dedos Tienen Vida Propia.


martes, 10 de febrero de 2015

Me cansé de las palabras
tanto tiempo
tejiendo en letras lo que 
todos quisieron y nadie 
supo decir.
No quiero palabras que
disfracen mis inviernos
en veranos tratando de 
buscar la primavera en mi sonrisa.
Me cansé de las palabras
que se convierten en contratos
y juramentos invalidados. 
Me cansé de aquella fecha en el calendario
para recordarme
que solo ese día puedo decir
en palabras lo que siento siempre
a cada instante en mi corazón.

Me cansé de las palabras que
solo sirven para contar nuestra historia
como quien cuenta un cuento  
y es que no existe 
entre nosotros
“Había una vez”
porque siempre hemos sido.

Me cansé de las palabras que 
nos etiquetan como almas gemelas
si tu eres paz y yo soy guerra
yo soy día y tu eres noche...

-y vaya noches las que paso contigo-

Me cansé de las palabras
que me contaron historias 
de amores azules, 
tan reales como los cuentos de hadas.
Me cansé de tanto cuento.

Me cansé de las palabras 
que nos etiquetan como
novios, pareja, y hasta amantes
porque al final tu y yo no
necesitamos de eso
porque somos mucho más.

Nosotros somos todo!

Me cansé de aquello que dice
“Quiero comerte a versos”
porque yo no quiero palabras
quiero besos sin fronteras
desde el cuello, hasta el fin de mi cadera.

©Hazel Castillo.



viernes, 6 de febrero de 2015

No dejes que tus ganas te las lave la lluvia
que viene de tus ojos, ni que tus sueños se te esfumen con el viento.
Aunque te cierren la puerta a la que corres, 
nunca dejes de llevar tu sueño contigo,
y si tu camino se hace estrecho que tu esperanza sea mas
grande y puedas viajar en ella.
Busca siempre una rendijita para mirar más allá
y que la curiosidad te gane y que ella sea el motivo
de tu libertad.

Que tus ilusiones nunca se te escapen por la ventana
 y que tus suspiros no se esfumen por un falso amor
Aléjate de las personas que roban esperanzas
y acércate aquellas que te contagien de entusiasmo
y ganas de vivir

No te enfrentes a lo que no conoces, sino a lo que conoces y no quieres dejar.
No te dejes encarcelar por abrazos falsos, ni recibas cariño necio.
Que la noche te encuentre soñando y jamás llorando.
Que siempre sepas donde quieres llegar y que nadie te nuble el corazón,
ten claro lo que sientes y no recibas amor a medias, ni te dejes acariciar
con palabras frías.
Nunca te arrepientas de lo que hagas, sino de lo que nunca
te atreviste a hacer.
Acaricia con ternura y besa con el corazón,
que de tu boca salga una palabra adecuada 
y siempre una bendición.

Cuelga de tu cuello un sueño -aunque parezca imposible- y cúbrelo de esperanza y oración.
Extiende la mano siempre para apoyar y jamás para rechazar.
Cuando la vida te diga “nunca” … que tu respuesta sea siempre
 “si quiero”, “si puedo” y “lo voy a intentar”
No le des poder al miedo, que tu pensamiento sea honesto 
y que tus alegrías sean mas grandes que tus miedos.

Que tu Fe dependa siempre de ti y no de los demás
No te invadas ni te canses en quejas absurdas
que el mundo no gira entorno a ti.

Ama, pero no pierdas tu amor propio, 
toca el cielo con las manos, 
pero que tus pies no dejen de sentir tu suelo.

Pero sobre todo nunca olvides de donde vienes
y a que viniste y cuando mires al cielo
da las gracias y siempre recuerda que 
por El viviste.

(Sin renuncia)

©Hazel Castillo.



martes, 3 de febrero de 2015

Y un día fui princesa, 
todo mi mundo planeado y mis decisiones;decididas.
Mi misión era saber decir si, de todas las maneras posibles, 
ensayando siempre una sonrisa,
que aunque las lágrimas me escurrían el alma, 
nunca debía dejar de sonreír.
Y un día fui princesa, siempre de pie en aquel pedestal, 
donde no se me permitía equivocarme
Respirando dulces perfumes, 
viviendo una vida empalagosa,vacía, 
pero siempre amable y dispuesta.

Todo perfecto -se rumoraba- .

Mis ojos entrenados para no mirar mas allá de lo que se me permitía.
Un día fui princesa...
si, 
limitada a una melodía que no me impulsara a ir mas allá, 
fui princesa con mis sueños amordazados 
y los ojos de mi imaginación vendados,
sumida en un paraíso de nubes negras 
en la torre mas alta de aquel castillo, tan alto que escapar era imposible.

Muchas veces pensé que malgastaba el aire
 si seguía respirando 
y que la hierba se marchitaría
si seguía caminando…

Destinada a ser la próxima diosa del olympo, 
destinada a una vida intensa y encapsulada, 
confundiendo pasión con amor
y alegría con conformismo, 
siempre inconsciente,acepte el teatro frente a mi.

Hasta que un día, el puñal en mi pecho 
mostró que mi alma sangraba e iniciaron las preguntas 
y las respuestas salieron a su paso 
y huí de aquel lugar, baje del pedestal, 
salí corriendo, saltando por los rincones, 
por las ventanas, por las cornisas…
Camine en la hierba húmeda,  
me hundí en el fango,construí mi castillo soñado en la arena, 
lave mis corazón en el azul del mar, 
encontré piedrecitas y las coleccione,
corte flores y me hice un collar.
Y aquella vez jugué como niña y me ensucié, 
me cansé y entre tanto remolino me agoté; 
pero respiraba libertad, salvaje y hambrienta con ganas de todo, 
sin prohibiciones, lloré de miedo y de risa, 
entonces ahí comprendí que todo aquello se había convertido en olvido.

Y entonces me cubrí con alegrías y un poco de tristezas ajenas 
que abracé como mías
Abrí mis alas al viento, a la vida, 
pero cada vez más sujeta al suelo que me vio nacer y caminar
de rodillas y de pie con la frente alto como siempre tuvo que ser.

Y entendí que nunca mas tendría las joyas de la corona,
que había renunciado a ella, y entonces acabaría mis días 
entre sueños y esperanzas, entre amor y sonrisas, 
que el frió lo apaciguaría con abrazos y caricias 
y que la sed la calmaría con besos y deseos.

Hoy me siento dichosa de no ser aquella princesa, me siento feliz de haberme lanzado al vacío desde aquel pedestal, hoy estoy orgullosa de haberme lanzado a la vida.

(Diario)

©Hazel Castillo.