Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 17 de agosto de 2015

Imágenes, gritos, lucha, decepción, dolor
abusos, tristeza, enojo, impotencia, niños
hombres, mujeres, ancianos, animales, fronteras…


No se trata de mí,
se trata de los pies descalzos de un niño
que camina en busca de su comida
o en busca de donde refugiarse del frío.

Se trata de la niña que corre huyendo de su predador.

No se trata de mí, se trata de este vacío que siento
en el estómago cada vez que veo a una mujer golpeada,
se trata del eco que hacen en mi alma las lágrimas inocentes
de ese bebe agredido por sus padres.
(Que no sabe cómo defenderse de aquellos que se supone deben amarlo)

Se trata de rabia e impotencia, más no de silencio e indiferencia.

No, no se trata de mí, se trata de esas personas que duermen
en las calles en cajas de cartón y de la lluvia cruel que cae
sobre ellos.
Se trata de familias que revuelven basura
para calmar su hambre.

No se trata de mí, no, no te equivoques,
se trata de esos que manchan
sus manos con sangre de animales
que a cambio de trofeos les arrancan su vida,
y al mejor postor venden su piel y partes,
no son humanos pero son seres vivientes
como tú o como yo, que tienen crías como
tú o como yo, que sienten dolor como tú o como yo
que mueren en manos de predadores como tú o como
yo.

No se trata de mí!
Se trata del dolor y desgarro de esas mujeres que les arrancan
sus hijos de las manos, de sus vientres y son explotados y vendidas como
si fueran objetos de uso.
Se trata de la sangre derramada de muchos mutilados fríamente.
Se trata del triste mirar de ancianos al ver su herencia con armas en las manos

Porque las armas? Porque un niño con un arma en la mano, y no con un libro en su
mochila, una ilusión en su corazón y una sonrisa en sus labios?

No se trata de mí.
Se trata de la vergüenza de ver que en países llamados
civilizados, luego de destruirse entre sí, se levanten barreras migratorias
que sin importar si son de derecha o izquierda se olvidan de los de abajo
y de sus derechos, dejando de lado lo civilizados y convirtiendo todo en
un país mudo, sin más gobierno que la inconsciencia y la impunidad
sin más sentimiento que el odio, dejando de lado
lo que alguna vez significó justicia.

Y así jamás terminaría…

Pero no se trata de mí,
se trata más bien de todos, de la fuerza que tengamos para gritar
de la pena ajena de que a muchos este tema no les importe, como si no se tratase también de ellos, que no se trata de lucirse en letras, sino de ese dolor
que habita en la conciencia que nos obliga a no callar, a romper el silencio
a querer ser todopoderoso y tratar de cambiarlo todo.


(Con tonos grises)
©Hazel Castillo.




martes, 11 de agosto de 2015

Silvestre, segura, rebelde sin más guía que la sonrisa mía y de los demás, sin más patria que aquel rinconcito a la orilla del rió donde me iba a soñar.
Recuerdo ese olor delicioso a tarde húmeda a tierra mojada, el sabor del café recién hecho de la abuela  y las horas interminables en el viejo piano con  mi nono…

Pantaloncillos cortos con los ruedos deshilachados de tanto correr de allá para acá, de subir y bajar árboles y hacer zambullidas en el pasto húmedo,de perseguir los bichitos que se encuentran tras la lluvia, de tirarme boca arriba al lado del río y tratar de entender su canto extraño mientras soplaba dientes de león.
Recuerdo mis enormes y valiosos tesoros, escondidos claro! -en el fondo de mi corazón- inesperados y brillantes, todo aquello que quería que perdurara para siempre.
La música de mi abuelo, los rezos de mi abuela, la sonrisa dadivosa del señor de la tienda (que me llenaba de dulces siempre que pasaba) y las conversaciones con mi amigo ( aquel que nadie veía) pero que me acompañaba por las tardes, mi amigo “invisible” lo llaman algunos ( aunque hoy sé que no era tan invisible)....
Todo aquello era perfecto, parecía inmortal.

Hoy, ahora, todo se mezcla, y regreso allá, en un instante, todo esta ahí, justo donde lo deje, esperando para que yo voltee un poco y decida mirar al pasado, a ese pasado que siempre valdrá la pena volver y para recordar de donde vengo y desde allí encarar mi futuro sabiendo lo que soy y hacia donde voy.
A sentarme nuevamente a la orilla de aquel rió, a mirar desde allí la que ha sido la escuela de mis tropiezos, y que con raspones en mis rodillas intento subir nuevos peldaños hacia cosas mas grandes, caminando y tropezando hacia sueños que desde niña traigo en mi mochila y ya es el momento de hacerlos realidad.
Hoy mi piel no es la misma que antes, esta piel es nueva, mas áspera, mas amarga…
aunque cuando siento tu roce se vuelve tersa, perfecta,perfumada, porque en ese instante necesito tus caricias y ese lugar donde acurrucarme.

Hoy es de esos días en los que me detengo y regreso allá, a recordar y recoger un poquito de todo lo que allí deje, me siento y me pregunto, si sigo siendo yo, si en algún momento he dejado de ser aquella niña, que decía que era como un caracol que cargaba con mi casa y mi carga,o si por el contrario,fui o soy como la tortuga que vivía temerosa escondida en su caparazón...me pregunto donde nacieron mis miedos, si yo era poderosa,capaz de cualquier cosa…

Todos los caminos me traen aquí, a este lugar, a mi lugar secreto, al mejor lugar del mundo,
donde lo que me destruía me recomponía, donde lo que buscaba lo hallaba, donde mis miedos formaron mi esencia.
Aquí, donde el frió calentaba mi espíritu,donde lo que me asustaba me hacia brillar.
Aquí, hoy desnudo mi alma y se acaba toda prórroga para ser valiente y continuar, aquí donde ya no postergo mi felicidad.
Aquí donde no tenía nada, pero lo tuve todo.


(Diarios)
©Hazel Castillo.


domingo, 2 de agosto de 2015

Y están esas noches donde todo se llena de ausencia,
noches en las que extraño,
que me lleno de impotencia
noches de gritos ahogados y lágrimas amargas
por un abrazo que no llega,
por un beso que no puedo dar..

—Pero está la sinceridad de tu mirada que secuestra la mía, esa que
me dice todo, que cada vez que me miras me la quedo y la llevo conmigo
a donde quiera que valla.

Y llegan días malos en los que siento
que sonreír es pecado capital,
donde cualquier sonrisa
es como si atentara contra mi dignidad.
Días en los que sonreír pesa tanto
como si en mi corazón
cargara la tristeza de toda la humildad.

— Pero esta la sencillez de tu sonrisa
que llenó cada vacio que había en mi alma
esa sonrisa tuya que cauteriza cualquier herida.
la misma que desde que llegaste le hizo trampa a mis recuerdos
y se instalo en ellos.

Y hay veces en los que siento que mi grito no llega
donde mi voz se convierte en sollozo
donde cualquier baile,
se me asemeja al cuerpo de un ahorcado que se mese
en su horca y por eso prefiero el silencio.

—Pero esta tu voz, que me suena a destino cada vez
que pronuncias mi nombre, que despierta mis sentidos
que hace eco en cada rinconcito de mi corazón.
Tu voz a la que enganche mi vida y camino sostenida
a ella.


Hoy que el mundo sangra heridas de guerra
que al caminar se siente el calor de la sangre
recién derramada de madres, niños, ancianos
sangre de hombres que mueren luchando
por su bandera, por su libertad.
Hoy que en el silencio de la noche
se logra escuchar el llanto de niños
maltratados, abusados…
Hoy que de rodillas miro al cielo
y pregunto hasta cuando?

—Estas tú que  pintas de ilusión y verdad cada mañana
que tomas mi mano y juntos lo podemos todo,
que sabes cuando tengo miedo y me haces fuerte.
Que cuando llega ese momento en que me quedo sin fuerza
me miras y sonríes para mi
y tu sonrisa se convierte en lluvia
en este mundo que hoy es desierto árido.
Y vienes y te quedas junto a mi y atentas contra el miedo
en mi corazón, entonces me abrazas duermo
aferrada a ti y me olvido por un instante
del sonido de las balas, de todo el odio
de toda la tristeza acumulada...

Entonces ahí hasta ese momento en tus brazos es cuando
todo encaja.

(Tan infinito como los instantes de mi Alma.)

©Hazel Castillo.



sábado, 25 de julio de 2015

Ojalá que NO lo leas.

Este es un atentado contra tu conciencia, bomba que estalla en tus ojos mientras eludes la realidad, para ti que eres un refugiado escondido en la comodidad ¿de qué enemigo fantasma huyes tú? Si cada noche te duermes en tu cama soñando futuros, mientras otros despiertan cada mañana en un lugar diferente, donde el silbido de una bala que pasa rozando es su despertador y donde el mañana es perpetuar el mismo miedo que viven hoy.

Esta es la granada que viene a cercenar el bienestar en el que te regocijas, es el misil que viene a remover tu egoísmo crónico y heredado, es el grito agónico que rompe tu tan apreciada calma, la onda expansiva quemándole la piel a tu complacencia, la hambruna sigilosa que viene a comerse tu “buen corazón”, son las esquirlas de cada lágrima infante que revienta en el suelo impactando en tu retina, esos que sin saber leer ni escribir lo primero que aprenden es a gritar auxilio y piedad. Esto no es más que el explosivo puesto en el centro de tu hogar, amputándote la paz. Estos son todos y cada uno de los nombres que en el anonimato quedaron puestos en una fosa común, cargando en tu espalda.

Esto no está hecho para conmoverte, si ya nada lo hizo, solo existe para que te caiga mal, para tu desagrado, para decapitar tu apática individualidad, para que insultes a quien lo escribe y no sigas leyendo, y lances tu arsenal de excusas y argumentos, mientras se exponen las tripas de tu lastima compasiva y poca vergüenza.

Esto es para que te duela la inocencia con la que miras desde lejos, como se desangra sobre ideales ciegos, quien solo encontró paz en el vientre de la madre que lo parió, con más miedos que esperanzas, mientras rogaba. Es el cuchillo que amenaza a una niña mientras es ultrajada, puesto en lo que más quieres y resguardas, este es el mismo dedo asesino que aprieta el gatillo indicándote como cómplice, señalándote como culpable, esta es la represalia inerte pero no muda, contra el peor acto de violencia irreverente, silencioso y desquiciado, adjudicado por la fuerza terrorista más cruel que existe, con adherentes de todas partes y simpatizantes en todo el mundo y un solo ideal en común, la indiferencia.

©G.Alejandro García.


domingo, 19 de julio de 2015

A veces se me atascan en la garganta las palabras
y se me amarra con un nudo la voz.
Restos de esquirlas de un pasado que se rompió en mil pedazos
se me incrustan en la mirada
y me coso las heridas con el hilo más fuerte
y doloroso que encuentro…
En el alma siento que me falta un pedazo y
en el corazón tengo cicatrices donde nadie hubiera imaginado
que algún día pudiera sangrar

Si pudiera solo dejarme caer
como dejo caer un vaso
y sepultarme en estas letras...

A veces quisiera cambiar de nombre
y llamarme Ana por ejemplo-  
pero Ana´s hay muchas,
la chica que se para en la esquina a vender amor
la que se sube a la micro a pedir limosna
la que se pone una capucha o una mascara y va ala guerra
a pulir sus heridas, a defender su causa.
A veces quisiera esconderme en mi castillo
y desgarrarme las entrañas
hasta quedar sin ellas y así no sentir
los aullidos interiores.

Y dibujar tu mano, y cocerla a la mía
para así sentirme fuerte...

A veces quisiera patear mis errores y hacerlos a un lado
como si se fuesen una piedra y lanzarlos al río,
pero en estas letras no hay un rió, ni hay piedras
aunque errores tengo muchos.

Que fácil es hablar del dolor, cuando lo miran de lejos
cuando estás del otro lado.

Lo cierto …
es que no puedo dejarme caer y quebrarme como un vaso...
No puedo arrancarme las entrañas,
aunque... sí, me coso las heridas con tanto
dolor como cuando fueron hechas…
No puedo lanzar mis errores al rió, por eso los cargo conmigo
hago las paces y aprendo de ellos...

No me llamo Ana, pero lucho y grito.

Un día fui herida,
pero en el corazón están las cicatrices,
aquí,
donde nadie hubiera imaginado
que algún día pude sangrar.

(Diarios)
© Hazel Castillo.





viernes, 17 de julio de 2015

Porque podría hablar de todo lo que me conmueve
del amor que un día quise y me negaron...
del abrazo aquel que pensé era sincero
y hoy me doy cuenta que era un hurto a mi dignidad.
Podría hablar de todos los momentos
que he vivido de lucha y porque no,de renuncia…
de cuantas veces he caído y cuantas veces me he levantado.

Podría hablar del hambre porque la conozco
y en mi mesa se ha sentado y me a mirado
como burlándose de mi.
Podría hablar del frió ese que me quema los huesos
y me hace retorcer de dolor, porque también lo he sentido…

Podría hoy hablar de todo lo que me conmueve.

Pero más me conmueve el dolor de niños y niñas
mujeres, hombres, ancianos,
que sin entender viven escuchando estallidos de cañones
que mueren encadenados, acribillados, sin culpa de nada
que les roban sus vidas,sus sueños y su bandera.

Miro al cielo y me pregunto
que diferencia tienen ellos
de nosotros,
ellos no pidieron nacer en tierra de guerra;
niños que no pidieron venir a este mundo
a sufrir hambre y dolor
no pidieron ser amamantados con la sangre de sus hermanos muertos.
Me conmueve el grito ahogado de niñas ultrajadas, esclavizadas
vendidas como piezas baratas al mejor postor
me conmueve la mujer que llora su hijo desaparecido
ante la mirada esquiva de los que pueden dar su mano
y su abrazo.
Me conmueve la mirada perdida de niños
en manos y vista de sus depredadores
que comercian sus fotografías como pan de cada día.

ME DA ASCO!
la mirada lasciva de aquellos que sienten placer
mirando sus cuerpecitos como
satanás mirando su obra terminada.
Me conmuevo y me pregunto
porque tenían que ser victimas
porque tenían que ser tratados como ovejas llevadas al matadero.

Y aquellos que de lejos miran …
a ustedes hoy les digo que
espero todo esto sea una cuenta mas
en sus rosarios infames,
y les sea el
castigo por el doble.

Porque a mí, me conmueven tantos niños, mujeres, hombres y ancianos
que les niegan el agua a su sed de vida,
y tantos niños que con fuego les han quemado
la alegría de su infancia

Hoy yo clamo con gritos y protestas
con señales y lemas
Hoy yo grito y rompo el silencio
antes tanta injusticia a tanta inocencia
de niños violados, asesinados raptados
Grito por Gaza y maldigo el zarpaso de la siniestra muerte
sin clemencia a mis hermanos palestinos.

No solo la poesía me conmueve
no solo las ausencias y carencias me conmueven.
Si miro al cielo y escucho los estallidos de ciudades enteras
siento el aire en mi rostro y percibo desde aquí
el olor a sangre recién derramada.
No solo lo que no tuve me atormenta
habiendo tanto niño que que no entiende
lo que siente en su cuerpecito
mientras abusan de él..


Eso me conmueve!
La injusticia humana en pleno siglo XXI

© Hazel Castillo.



martes, 7 de julio de 2015

Mientras duermes, seré la luz que se cuela por cualquier lugar, cualquier rendija, cualquier grieta, cualquier pared romperé y surcaré el espacio para instalarme en cada uno de tus poros y entonces absorbas mi presencia, me acomodaré en tu piel y la recorreré tramo a tramo y soplaré tus bellos y me veras aparecer suspirándote en tus sueños.
Mientras duermes te cubro con mi amor esperanzado, te abrigo con el manto de mi ternura, te arropo con las caricias que dejo caer  sobre ti, te cobijo entre mis anhelos y sentirás que nuestras almas se funden en la simbiosis de un abrazo eterno.
Mientras duermes y te miro vigilante, como quien resguarda su tesoro más preciado, alerta como quien defiende con su propia vida a quien le da la vida, entraré por tus oídos como susurro que viaja kamikaze para estallar con un te amo en tu corazón.
Mientras duermes, margarita, seré el rocío que limpie tus mejillas cuales pétalos esperando abrirse al sonreír por verme, y seré como ese sol ansioso como niño, que espera enciendas tus ojos y seas tú quien lo ilumines todo con tu mirada.
Mientas duermes se apaga la luz pero tú sigues resplandeciendo y entonces yo te sueño tan despierto como quien tiene entre sus manos lo que tanto deseó.

G. Alejandro Garcia.