Unordered List

domingo, 27 de julio de 2014

Creo aunque a veces duela ...
Creo en el amor. 
Creo en la simpleza y en la grandeza de un te amo!.
En el amor mudo, que no necesita palabras para darse a conocer, para sentirlo.
Creo en el amor ciego, que te enamora el alma.
Creo en ese amor que te estremece y es capaz de sacarte una sonrisa sin saber porqué.
Creo en esa mirada que dice te amo y te llena los ojos de lágrimas.
Creo en los suspiros, esos que te quitan el aliento, 
que te llenan el pecho y todo lo que sientes se hace tan grande que no tienes palabras para expresarlo, y a la vez es tan pequeño que cabe todo y tanto dentro de ti.
Creo en los besos, en esos que derrochan pasión y te saben a éxtasis, como también creo en ese beso en la frente que te dice respeto.
Creo fielmente que el romanticismo no ha muerto, como también creo que hay personas que no saben amar, que le tienen miedo al amor, que lo ven como una responsabilidad como una atadura, sin saber que el amor es un regalo inmerecido que nos fue dado para ser compartido.
Creo también en los "te quiero" a primera vista.
Creo en el amor a la antigua, de cartas, detalles, flores y canciones.
Creo en la sinceridad como pilar para el amor.
Creo que el amor es de dos, que es cómplice, es amigo, es complemento.
Creo que el amor no conoce edad, ni color, ni fronteras ni banderas, que une,da esperanza, sueños e ilusiones.
Creo en lo que veo, no en lo que escucho,las palabras se las lleva el viento,una acción es un instante que nace en tu alma y un gesto es un tatuaje que queda para siempre .

Por eso aun creo en el amor aunque a veces duela,
porque con y por amor todo es posible.

Hazel Castillo.



viernes, 25 de julio de 2014

Porque un día dije no y con lágrimas en mi rostro pensé…
El tiempo todo lo sana y en algún momento llegará la calma,
y cuando ese momento llegue podré mirarte y tu podrás mirarme,
y no habrá ya fantasmas entre nosotros.
Pero mientras tanto digo no y guardaré silencio,
para que muera entre nosotros toda pertenencia,
para dejar las quejas y preguntas,
y que el rencor se convierta en olvido.
Para que la luz de lo que algún día fuimos y que ahora se vuelve tenue
la apague el tiempo como quien apaga una vela,
hoy te miro de lejos y digo no.
Para que no haya culpables,
para borrar recuerdos,
porque bastaría un roce de nuestras manos para saber que algún día fuimos caricias,
porque aun entre las gentes nos reconocemos.
Por eso digo no y guardo silencio y propongo la soledad entre nosotros,
para poder continuar tu en tu viaje y yo en el mio,
porque lo bueno se quedo en el ayer por eso hoy digo no.
Porque no hay camino de regreso y comprendí que mi vida
no era parte de la tuya y logré entender que tu vida no estaba al lado de la mía.
Porque el desamor acabo con tu sonrisa y tu mirada no se reflejaba ya en la mía
por eso digo no y con lágrimas en mi rostro recuerdo...
Porque quisimos ser los de siempre, sentir lo de siempre y seguir como siempre,
pero el tiempo dijo no.
Ahora somos distintos y estamos distantes,
Porque olvidé el camino de regreso a ti y tu nunca recordaste el que un día te trajo a mi.
Porque mientras yo miraba el futuro tu vivías del pasado...
Por eso hoy digo no.

Hazel Castillo.
(Del ayer.)


jueves, 24 de julio de 2014

Sabes...
Cuando bebo el dulce sabor 
que me dejas en tus letras,
cada palabra me invade,
me llena, 
y entonces...
Se me enamora el alma.

Cuando la nostalgia ingrata se apodera de mi 
por la ausencia de tus brazos,
los míos crean un puente entre tu alma y la mía
y a mi…
Se me enamora el alma

Cuando cada noche cuando me miras silencioso,
la paz de tu mirada alborota mi calma,
entonces te miro…
Y se me enamora el alma.

Cuando sueñas mi sueño, 
y lo escondes bajo tu almohada y lo haces tuyo.

Cuando en noches como esta,
que estas aquí a mi lado a pesar de la distancia que me roba tu presencia,
sabes amor mío...
Se me enamora el alma.

Hazel Castillo.
(Tan infinito como los instantes de mi alma).



miércoles, 23 de julio de 2014

Como me gustaría tenerte aquí ahora y poder hablar de ti…
Por ejemplo, hablar de la distancia que hay entre tu corazón y el mío y como tus brazos abrazan mi inocencia mientras tomas la mano de la mujer que por ti soy.
Quisiera poder hablar de tus manos cuando desnudas y acaricias mi piel y como me miras el alma a través de ella, como conoces mis miedos y como con tu piel los cubres,como miras mis fracasos y derrotas y como me acompañas mientras los convierto en fortalezas.
Como quisiera tenerte aquí ahora!…
Y poder hablar de tus ojos... de tu mirada... y como con ellos me llenas de paz y me enseñas el amor como nunca lo había conocido, como nunca lo había vivido; y de como poco a poco te vas acercando a mi y en un susurro me dices que este amor es mío...que este amor es nuestro…
Como quisiera hablar de tus labios y que mientras me besas con cada beso bendices mi piel y como en cada beso vas robando mi aliento, mientras mi aire se llena de ti...
Me gustaría hablar de tu espalda, mientras con caricias te voy dibujando en ella un sueño para que cuando no me veas sientas que estoy siempre contigo...
Como quisiera que estuvieras aquí, para robar todas tus lágrimas, y convertirlas en mil sonrisas para que las lleves a todas aquellas partes donde lloraste alguna vez.
Ojala pudiera tenerte aquí!...
Y que tatúes tu nombre en mi piel con letras eternas, sin promesas ni contratos, ni testigos, solo sabiendo entre tu y yo que nuestro amor será eterno.
Me desnudas, me miras, me acaricias, me bendices…
Como quisiera tenerte aquí para no tener que hablar de ti, sino solo sentirte junto a mi.

Hazel Castillo.
(Tan infinito como los instantes de mi alma.)




lunes, 21 de julio de 2014

Comprender a veces lo que pasa en nuestra vida no es fácil, y aceptarlo es aun mas difícil.
A veces me pregunto de donde saca uno la fortaleza para seguir caminando, para poder seguir de pie en una vida que te da lecciones lo suficientemente fuertes para tirarte al piso y dejarte paralizada.
Como ver una madre en una cama de hospital agonizando y su hija al pie de ella solo diciendo: “Dios no entiendo lo que pasa pero lo acepto por que viene de ti”
Mis palabras quizá hoy no tengan mucho sentido, tal vez solo para mi que lo estoy mirando y viviendo de cerca, pero al final de la noche me pregunto como se acepta eso con una sonrisa si esos golpes te pegan en un verdadero punto neuralgico.
Esta tarde por muchos motivos llegaron a mi mente palabras como: Amor, fortaleza, aceptación, tristeza, alegría...y con ellas una de las verdades más grandes de las cuales me he aferrado últimamente: 
“En mi debilidad me fortaleces, tu espíritu y verdad me sostienen” ( parte de una letra de una canción, basada en 2 de Corintios 2.19)
Luego miro todo a mi alrededor y veo tanta gente superando cosas difíciles y sin queja alguna, me veo a mi misma también superando momentos,situaciones que pensé en su momento no poder, pienso en gente que amo como tambien se levantó y salió adelante, me doy cuenta ahora como Dios por alguna razón pone estas personas frente a mi y que sonríen al hablar y contar sus experiencias, me doy cuenta también de cuanta fortaleza me ha sido dada, como personas que ante los otros se miran chiquitas, ante Dios son tan grandes que solo su mirada nos dan lecciones de superación de fé, personas de esas “chiquitas” que solos han sabido salir a delante, y con cara en alto se levantan y continúan, como mujeres y hombres de valor.
Me pregunto como esa chica luego de visitar a su madre sale a vivir su día a día y regresar al final de la tarde donde su madre enferma, a solo esperar el momento en que de su último aliento, y ella seguir confiando y seguir viviendo, con la ausencia en vida, pero con el corazón firme y fuerte.
Entonces alzo mi mirada al cielo y dejo de preguntarme de donde saca uno la fortaleza para seguir caminando, y mas bien doy gracias a Dios por lo que me da, por lo que me ensaña día a día porque en cada cosa me dice:
No temas Yo estoy contigo…”

Hazel Castillo.
(Aprendiendo)



domingo, 20 de julio de 2014

Y ese día pensé que era un día cualquiera, te pregunte si podía compartir lo que en ese momento tu alma dictaba, y al recibir tu respuesta sabía que ya no habrían mas días cualquiera, que los que predecían del fin del mundo habían fallado porque eras tu entrando con tu paz y tu calma a mi vida, derribando fortalezas, conquistando fronteras y distancias, venciendo miedos, instalando bandera.
Y entraste en mi casa, en mi vida, en mi mundo y yo sin saberlo sin poder entenderlo ya te esperaba con los brazos abiertos y el corazón desnudo listo para instalarte en él.
Y esa noche mi poesía sería tu mirada que me decía lo que tu boca no se atrevía, esa boca, esos labios,esa sonrisa que me mira como si quisiera tatuarme en la piel los Cien Sonetos de Amor de Neruda.
Y es que yo soy tempestad y tu eres mi calma, y tu eres libre y yo lo soy, pero quiero ser libre atada a ti, por que me haces sentir que toco el mundo con la punta de mis dedos, que no existe mas mundo que el nuestro.
Entonces llegas a mi vida y te das cuenta que no tengo mas piel que una armadura que me cubre entera, me abrazas y me dices que no le temes a los escudos y mi armadura termina donde terminaron mis miedos, el cesto de la basura, y desde esa noche tu piel se convirtió en mi escudo.
Y esa mañana con el brillo del sol en mis poros ya te echaba de menos…
Hoy salgo a la calle  y en cada lugar estas tu y yo en cada esquina queriendo estar contigo.

Hazel Castillo.
( Tan infinito como los instantes de mi Alma. )



sábado, 19 de julio de 2014

Como expresarte tanto ahora que no estás y cuanto te extraño. 
Como traerte a mi ahora que no estás y que tanto te necesito.
Recuerdas cuando te decía: “Que el tiempo me arrebataba todo antes de empezar a sentir”?
Hoy lo intento,intento vivirte como aquellos días, donde eramos tu y yo, trato de no llorarte en mis pensamientos,mientras voy sintiendo estas letras (que difícil se me hace) pero tu me enseñaste que solo se llora al que no esta presente y tu estas aquí conmigo siempre, en mis ganas de vivir, y mi fuerza,en mi sonrisa, en mi mirada.
Te miro en tu mejor amigo, el señor sin sonrisa de la tienda que me dice siempre que mi dulzura es consecuencia de todos los dulces que me regalabas a escondidas.
Te miro y te siento en el corazón y en la voz de esa señora ya cansada que me mira y me dice todos los días: “Te pareces tanto a él”
Te sueño y estas aquí, y puedo escucharte cuando me dices: “Camina despacio por la vida no corras,lucha por lo que quieres y ama intensamente lo que haces, no devuelvas mal con mal,y sonríe porque no sabes a quien estas sanando con tu sonrisa”; entonces despierto y trato de tomar tu mano con fuerza pero tu recuerdo se me escurre entre los dedos ,solo me queda el dolor que tu partida me dejo y espero que algún día puedas escuchar una vez mas cuanto te amo.
Miro atrás y te veo ahí siempre tan fuerte,tan decidido, llenando de alegría y de paz todo lugar a tu paso,siempre manteniendo la calma a pesar de las dificultades, nunca te vi derramar una lágrima y el día aquel que estuve frente a ti convirtiéndome en mujer una se coló en tu mejilla, y me dijiste: “Hija, con la cabeza en alto siempre camina por la vida”
Hoy mis lágrimas gritan al cielo un “Regresa,quédate, no me dejes sola", como te lo pedí aquella vez que partiste y tomando tu mano fría, sabía te ibas, deseando que no fuera verdad.
Hoy vuelvo a recordar tu mirada al verme y la felicidad que sentíamos cuando estábamos juntos siendo cómplices de melodías y una que otra travesura en la cocina.

Hoy tu fuerza me recuerda la fuerza que debemos tener todos,me recuerda que tu me preparaste desde niña para la vida, para enfrentar mis miedos...
Pero abuelito nunca me preparaste para tu partida.

Hazel Castillo.